Plato de Maestranza, Cocina de Mercado, en Franklin. Panita con arroz y ají.
Sentarse en este local es asegurarse una experiencia que transporta a las raíces de lo tradicional en medio de una ciudad cada vez más cosmopolita.

El gusto por la identidad, por lo propiamente chileno, está aumentando. Se ve en los programas de televisión nacional, en especial los fines de semana, con una cartelera que se vuelca a observar lo autóctono del país. En esta ola, carteles al estilo de la tipografía de Zenén Vargas, paredes repletas de humor criollo, ese que se da entre le ligera línea de lo recatado y lo pícaro, y sartenes que recuerdan a la casa de la abuela en el campo dan vida a Maestranza, cocina de mercado en pleno sector del Matadero Franklin. 

Sentarse en este local es asegurarse una experiencia que transporte a las raíces de lo tradicional en medio de una ciudad cada vez más cosmopolita. La atención es cercana y coloquial, sin caer en la despreocupación. La sugerencia de cada plato puede ir acompañada de un consejo de vida, de esos que llenan los carteles del lugar. “La mitad de los problemas se resuelven comiendo algo dulce…(la otra mitad comiendo algo salado)”, reza uno de ellos a la entrada. No hay por donde perderse. 

La propuesta parte de las carnes rojas y los frutos del mar, con puré de o charquicán, y el ají, siempre el ají. Sacado directamente de la cocina en forma literal, pues los platos son sustituidos aquí por los propios sartenes que ayudan a conservar la temperatura y también el estilo, en todo momento, ordenado, por extraño que parezca. El corazón de vacuno es imperdible, además de servirse en porciones contundentes con babas rústicas. Si es de quienes teme quedar insatisfechos, acá eso no es una opción. Las bebidas “Pa’ la sed” incluyen opciones comerciales y cervezas con y sin alcohol. Una alternativa para recordar lo bueno (y llenador) de la comida casera.

 

MAESTRANZA FRANKLIN

Dirección: Franklin 1215, Local 41-42 Santiago

Precio por pareja: $20.000

Abierto todos los días de 12:30 a 16:30, excepto los lunes.