Carmenère Espino Gran Cuvée 2012, Viña William Frevre, Valle del Maipo.
Si algo se aprecia por estos días, es la diversidad. Variedad que rompe con lo tradicional. Así es la producción de la viña William Fevre, ubicada en San Luis, Pirque. En esta edición, el Carmenère Espino Gran Cuvée concentra el corazón de una propuesta que otorga sabores y olores del terruño en el que se cultiva, en un embotellado con 89% Carmenère y 11% Cabernet Sauvignon, para entregar un toque distintivo a su producto.

La combinación de los terrenos una familia minera chilena y un francés deseoso de producir Chardonnay dan origen al variado carácter de este vino del valle de Maipo. 

Después de un recorrido de media hora en bicicleta por la carretera de Pirque, se llega a una viña en San Luis que, sin grandes pretensiones, concentra el corazón de lo que su fundador quiso producir: un fruto que transmita la personalidad del terroir que lo cosecha, una de las cosas que más llamó la atención de William Fevre al encontrar el terruño de la familia Pino en las montañas de San Juan, cuando buscaba diferenciarse de la tradicional práctica chilena de cultivar en la llanura. Lo mismo ocurrió con la  denominación “Gran Cuvée”, la cual remite a sus orígenes franceses, ya que desde esta casa vinícola consideran que el término “Gran Reserva” está muy manido en Chile. 

En la viña Fevre trabajan con un estilo boutique que prima la variedad, en todo sentido: variedad de colores en los terrenos, en las líneas de elaboración y en el embotellamiento de los productos pues, más que concentrar un solo vino, combinan cepas para lograr un sabor distintivo. Así, el Espino Gran Cuvée Carmenère 2012 posee un 89% de Carmenère y un 11% Cabernet Sauvignon, lo que le otorga la generosidad del primero con la intensidad del segundo. 

 

La suavidad de su cuerpo sorprende al pasar ligero por el paladar, inundando con toques ahumados que remiten a las barricas de roble francés en las que se guarda. El aroma mantiene la sutileza de los frutos rojos silvestres cargados de notas de sus tierras montañosas y rocosas, lo que hace de este ejemplar un acertado acompañamiento para carnes rojas. Su color es de un burdeo sólido único que mezcla, como todo en la paleta de la viña William Fevre, la variedad de su procedencia. Valor: $11.990