La generación 2020 del MPE estrecha lazos pese al distanciamiento físico