Se inaugura el primer albergue para niños en situación de calle

Con la llegada del mal clima en invierno llegan las enfermedades y cientos de personas en situación de calle se ven enfrentadas a los problemas asociados a la falta de vivienda. Es por esto que ayer, los ministros Alfredo Moreno (Desarrollo Social) y Felipe Ward (Bienes Nacionales) inauguraron un albergue en una las más de doce propiedades que fueron transferidas al ministerio de Bienes Nacionales desde la ex Fundación CEMA Chile. La novedad de la habilitación de este espacio es que es el primer albergue en Chile dedicado, exclusivamente, a la recepción de niños y niñas que se encuentran viviendo en situación de calle.

El albergue, inaugurado con el nombre de “Nueva Luz” tiene como objetivo optimizar del uso de este inmueble para beneficiar a las personas. La idea, según el ministro Ward, es que esto se extienda a otras ex sedes CEMA de regiones y que se perpetúe en el tiempo. “Cuando recibimos las propiedades producto del traspaso de CEMA Chile, nos llegó también la instrucción del Presidente de la Republica de darles buen uso en el tiempo”, afirmó.

Según el ministro Moreno, la idea fue unir a las distintas instituciones públicas, privadas y de la sociedad civil, para formar una alianza que apunta al apoyo de los niños que viven en la calle. De allí que “Nueva Luz” se encuentre en manos de la Fundación Don Bosco, con la supervisión del Sename y el apoyo económico del Mideso y de Sodimac (que contribuyó con recursos).

Niños y en situación de calle 

La fundación Don Bosco lleva años dando albergue e interviniendo a menores de edad en situación de calle.  De allí que según la coordinadora de dicha institución, Gabriela Riquelme, el funcionamiento del trabajo de Don Bosco es único y distinto a la tarea del Sename. “No somos un hogar y, tenemos otras dinámicas. A los niños de las residencias no les dan muchas libertades para salir. En cambio acá, buscamos que tengan independencia”, afirmó para luego detallar: “Nosotros les damos libertad pero al mismo tiempo trabajamos con ellos, intentamos intervenirlos para que salgan de la calle”.

“Nueva Luz” tiene capacidad para 12 niños, los que según Sergio Mercado, director de la fundación Don Bosco, tienen entre 15 y 18 años. Y si bien Mercado afirmó que muchos tienen familias, estas son familias expulsoras, divergentes. Son menores que han llegado a la calle porque, para ellos, este sitio es mejor destino que permanecer con sus familias. Algunos de ellos, no tienen a nadie. “Son  niños que han sido obligados a asumir su vida de forma autónoma y nosotros tratamos de proveerle espacios de recuperación, sanación”, afirmó.

Para el director de la fundación Gente de la Calle,  Francisco Román, el tema asociado a los niños en situación de calle es crítico, dado que “los gobiernos, en general, administran año a año albergues pero no resuelven el problema”.  Según Román, los menores de edad son una población especialmente vulnerable y  si llegan a la calle es porque  hay uno o más de sus derechos que está siendo vulnerado. “El catastro de personas que viven en situación de calle del 2011, arrojó que el 22% de las personas que estuvo en esa muestra, pasó por el Sename. Entonces, se levantan albergues para que lleguen niños de la calle (sic), al mismo tiempo que el Sename, a diario, los expulsa. Es como una contradicción: los gobiernos, por un lado, buscan una alternativa que es pequeña en términos de la respuesta (los albergues), pero por otro lado no resuelven el problema de fondo (que en este caso es el Sename)”, sentenció Román.