Red de Alimentos amplía su captación de productos e incluye artículos de higiene

Desde ocho años, la organización sin fines de lucro Red de Alimentos (RdA) se preocupa de “rescatar” comida que no puede ser comercializada por presentar fallas de fábrica o empaque, o estar próximas a la fecha de vencimiento, pero que sigue siendo apta para el uso y consumo humano.

En 2009, el Servicio de Impuestos Internos dictó una circular que permitió a las empresas pagar menos impuestos si es que donaban a entidades sin fines de lucro alimentos que, pese a estar en buen estado, no podían ser comercializados. Esto se transformó en un incentivo para que las empresas donaran comida a organizaciones sociales para su entrega a personas de escasos recursos.

Hace cuatro meses, el SII amplió esta normativa para incluir pañales que no se comercializaban por tener fallas en su embalaje o transporte, y a comienzos de agosto extendió este tratamiento tributario a los productos de higiene personal: pasta de dientes, champú, jabón, entre otros.

Ayer, la Fundación Familia de María se convirtió en la primera beneficiaria en recibir jabones líquidos Natura, dentro de las 230 entidades que son parte de la red. La organización acoge a pacientes con diversas enfermedades y a sus familias que viajan de distintas regiones para someterse a tratamientos complejos de salud. La directora de la fundación, Paulina Mella, señala que “para nosotros es un privilegio contar con estos productos, porque gracias a ellos podemos darles una mejor estadía y apoyar a quienes acogemos”.

Ana Sepúlveda, paciente de Calama que vive en la fundación, menciona que mientras más ayuda reciban, más beneficios tienen.

“En regiones no hay nada de lo que tenemos acá y esto es un gran aporte para nosotros”, señala Sepúlveda. “Es muy agradable llegar al baño y que hayan productos ricos. Es una ayuda invaluable. Si no tenemos estos jabones, uno se lava con agüita no más”, dice.

La gerente general de Red de Alimentos, María Eugenia Torres, menciona que “es el primer lanzamiento de la red con productos de higiene, convirtiéndose en el puntapié de lo que hemos venido haciendo hace tiempo”.

Los pioneros en la red

A diferencia de las otras empresas que colaboran con RdA -las cuales fueron contactadas por la red- Natura fue la que tomó la iniciativa y los contactó a ellos. El gerente general de la empresa, Alexander Lemos, dijo que antes de que se aprobara la ley, lo que hacía Natura con aquellos productos que no estaban vencidos, pero que no podían ser vendidos, era botarlos a la basura y luego destruirlos.

“Por un lado, donar nuestros productos tiene un fuerte impacto económico para la empresa, porque antes teníamos que pagar impuestos por esos productos, aunque no fueran utilizados. Ahora ya no”, menciona Lemos. Además, señala que tiene un impacto medioambiental positivo porque ya no contaminan con el tema de la destrucción de sus productos. Al final, agrega que “sin duda, hay un gran impacto social porque tener la oportunidad de aportar con una iniciativa como esta hacia instituciones que lo necesitan es mucho mejor que poner un producto en la basura”.

Hasta el momento, RdA es el único banco de alimentos en Chile. Estos nacen en Estados Unidos en la década de los sesenta y hoy día existen más de 320 en Europa, más de 200 en EE.UU., 50 en México y cerca de 20 en América del Sur, siendo el modelo de Argentina el ejemplo en el que se basó RdA.

En octubre de este año, la organización rescató 560.505 kilos de alimentos, 190 mil unidades de pañales y 1.588 kilos de productos de higiene personal, ayudando a casi 200 mil personas en situación de vulnerabilidad solo en el mes pasado.

“Los jabones fueron la primera donación de productos de higiene personal que recibimos, pero tenemos considerados desodorantes, cremas, champús, bálsamos, etc.”, menciona la gerenta general de RdA.

“Estamos rescatando no solo alimentos sino que también productos de primera necesidad para hacer el abanico un poco más interesante y así poder beneficiar a muchas más personas”, señala Torres. Mirando hacia el futuro, ella dice que “tenemos pensado ampliarnos a infinitos productos, pero por ahora, según la normativa de SII, solamente nos hemos podido ampliar a esta categoría”.