«Rebecca»: la nueva propuesta del Teatro del Puente

Rebecca es una funcionaria del Servicio de Vivienda y Urbanismo que recibe a cuatro postulantes que van a requerir un subsidio habitacional: una madre soltera, un señor de clase media que está casado y con muchos hijos, un joven que vive en Las Condes con su padre y una extranjera. Todos provienen de diferentes realidades sociales, sin embargo, comparten el mismo sueño: tener su casa propia.

En un comienzo, Rebecca se dirige a estas personas con humor e intenta explicarles de forma didáctica los pasos que deben seguir para que le puedan entender. Pero, con el transcurso del día y con la constante llegada de miles de personas, la funcionaria se empieza a cansar y su sentido del humor y su empatía se van modificando. Ella maneja tanta información y la tiene tan interiorizada que, al final de su jornada, ya deja de razonar y cae en el lenguaje burocrático propio del sistema.

La entrada general cuesta $6.000. Para la 3ra edad cuesta $4.000 y para estudiantes, $3.000. Fuente: Teatro del Puente

La compañía que realiza esta obra es Teatro Colaborativo, grupo que se caracteriza por hacer teatro emergente y que se está recién estableciendo en el escenario artístico. Su propuesta, desde sus primeros estrenos en 2016, es visibilizar temáticas políticas y sociales que provoquen un cuestionamiento en el público. Tomás Ahumada, director de la obra y uno de los creadores de la compañía, mencionó:

Nos interesa hablar de política y hacer política a través del teatro. El teatro es político en su acción misma.  Más que soluciones, pretendemos generar reflexiones”.

Con esto coincidió Karina Ramírez, actriz que interpreta a Rebecca: “Buscamos dejar una inquietud o, al menos, un cuestionamiento. La idea es que la gente se pregunte sobre el sistema habitacional en Santiago porque es un tema muy importante de visibilizar”. Además, la actriz agregó que “la burocracia es tremenda y todo esto tiene que ver con un tema cultural e histórico. Hace tiempo que Santiago está mal estructurado y muy segregado, realidad que uno muchas veces no se cuestiona y debería hacerlo. No buscamos que la gente haga algo específicamente, pero sí que haya un cuestionamiento y que se den cuenta que no todo está bien. Yo con eso me doy pagada”.

Esta obra fue una de las 12 que seleccionó el comité asesor del Teatro del Puente –entre  las 120 que postularon el año pasado– para la temporada de 2018. Freddy Ayala, director general del recinto, explicó por qué Teatro Colaborativo fue uno de los que cumplía con las cualidades exigidas: “Nos interesa el trabajo de creadores que estén empezando a concretar una mirada particular sobre el teatro y sus recursos estéticos, políticos y sociales. Además, apoyamos el trabajo de creadores que, con sus propuestas, pongan en tensión las maneras de hacer teatro y cómo éstas cuestionan ciertos temas. Creemos que esta acción permite renovar la escena local y generar ciertas preguntas fundamentales para el desarrollo de nuestra sociedad”.

Una obra participativa y con humor

Además de caracterizarse por ser un teatro político, “Rebecca” destaca por la invitación que le hacen al espectador a participar y por su propuesta humorística.

Dialogamos con el público, se pide que gente pase al escenario, le hablamos directamente al espectador y se le ofrecen cosas. Hay una escena donde se les invita a realizar una casa de origami desde sus asientos. Esta obra, si no va gente, no funciona. Con la participación buscamos que el espectador viva en su cuerpo la frustración de no poder obtener una casa propia”, mencionó Ramírez.

Además, como una estrategia, la compañía decidió incluir la ironía y el humor. Con respecto a esto, la actriz dijo que “la temática y el lenguaje es súper complejo y duro. Pensamos en cómo hacer para que la gente pudiera entender la información o que, por lo menos, le quedaran ciertas cosas. De ahí salió el humor. Con él uno llega más a la gente. Explicar mediante el juego fue una estrategia para poder llegar al público”. Stephie Bastías, actriz y directora que fue a la avant premier de la obra, a pesar de encontrar ciertos reparos en la puesta en escena, valoró la cercanía con el público: “Creo que la fortaleza está en el formato amable que logran en la participación, que uno se sienta cómodo y que lo comprenda al entrar”. También destacó que la temática de las políticas habitacionales en Chile genera preguntas que no habían aparecido anteriormente en la escena nacional. Por eso, terminó diciendo que “ahí me doy cuenta de la importancia del arte para traer temas y ponerlos sobre la mesa”.

Esta manera de transmitir el mensaje fue celebrada por Ayala; señaló que: “Como Teatro del Puente creemos que los creadores jóvenes a través de sus obras nos muestran una radiografía muy clara de lo que preocupa a su generación, pero en el teatro también importa mucho el cómo. Si bien es cierto  las temáticas político sociales son inseparables del trabajo, nos interesa que éstas tengan un soporte creativo que vaya más allá que el mero discurso”.

Ramírez concluyó que la llegada de su compañía a Teatro del Puente es un objetivo cumplido: “Es un honor para nosotros estar en el Puente. Es una experiencia increíble que estamos viviendo como agrupación”.