Productora de los hermanos Larraín presentó a los protagonistas de la película inspirada en historia de Alexis Sánchez

Ayer era un día caluroso en Santiago, pero las oficinas de Fábula, la productora cinematográfica de los hermanos Larraín, conocida por los filmes “Joven y alocada”, “No” y “Una mujer fantástica”, dieron refugio del sol a una manada de periodistas y camarógrafos, que se reunieron en el patio del modesto edificio. Junto a un logo de la compañía, devorado por una enredadera, el director Alejandro Fernández Almendras y la productora Mariane Hartard, presentaron a los niños que serían los protagonistas de la próxima película que la compañía está desarrollando junto a Alexis Sánchez, uno de estos niños interpretará una versión infantil del futbolista.

La película no es una biografía de Alexis, sino una historia de la niñez, de la amistad y de la relación de un niño y su familia”. Alejandro Fernández, director de la película.

El argumento de la cinta se centra en Tito, un niño de 11 años que vive en Santiago, es fanático del futbol e idolatra a Alexis Sánchez; junto a su mejor amigo Chelo vivirán una aventura que los llevará a conocer a su ídolo. Este argumento estaría intercalado con escenas de la infancia de Alexis, reconstrucciones de anécdotas reales que el futbolista ha relatado a Fernández y los guionistas del filme.

Finalmente aparecieron los jóvenes actores. Luciano Gonzáles, iquiqueño de 11 años, protagonizará la película en el papel de Tito; Darío Salazar, también de 11, residente de Santiago, interpretará a Chelo, el mejor amigo de Tito. Por último, quien encarnará a un pequeño Alexis Sánchez será Marcos Baeza, joven santiaguino de 12 años.

Alexis Sánchez es un jugador que destaca en sus equipos. Pensar que puedo ser él cuando era niño me pone muy contento”. Marcos Baeza, actuará como Alexis Sánchez


Un casting masivo e inusual

El proceso de casting empezó con un masivo llamado abierto por parte de Fábula, que pidió a los aspirantes a actores que enviasen videos donde los niños se presentaban y demostraban sus habilidades con el balón. En cuatro días llegaron más de mil videos. Mariane Hartard explicó: “De esos videos se seleccionó a quienes hubiesen seguido las instrucciones del llamado, unos 800. Luego el director de casting, lo redujo a alrededor de 100 niños, y de esa preselección llegamos a unos 20. Luego Alejandro conoció al selecto grupo, con los que hicieron pruebas de cámara, conversaron para conocerse mejor. Incluso jugaron una pichanga”. De esa interacción fueron seleccionados los tres actores principales.


De izq. a der: Marcos Baeza, que interpretará a un joven Alexis; Alejandro Fernández Almendras, director de la película; Luciano Gonzáles, que encarnará a Tito, el protagonista; y Darío Salazar, quien será Chelo, el mejor amigo de Tito.

Un director inesperado

Alejandro Fernández Almendras, el director de este nuevo proyecto de Fábula, es conocido por sus filmes “Matar a un hombre”, cinta ganadora del gran premio del jurado en el festival Sundance 2014, que trata sobre un hombre que decide asesinar a un delincuente; y “Aquí no ha pasado nada”, la película basada en el polémico caso de 2013 en que Martín Larraín, hijo del senador RN Carlos Larraín, atropelló al peatón Hernán Canales.

En comparación a estas obras anteriores, el nuevo proyecto presenta un cambio radical para Fernández: “Es una película familiar, algo comercial, eso es un desafío nuevo para mí. Estoy haciendo una película que a mí me gustaría ver con mis hijos, cosa que no me había pasado antes”.

El crítico de cine Ernesto Garrat conoce a Fernández desde su época universitaria, cuando estudiaban en el Instituto de Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile. Asegura que esta nueva incursión en el cine comercial es una buena oportunidad para él: “Alejandro siempre fue una persona muy conectada con la cultura pop de Chile, era de esa onda, de la actualidad y el comentario de fútbol. Creo que ahora tiene la oportunidad de hacer una obra que tiene ese perfil y que encaja muy bien con él. Puede salir algo muy valioso de esto, distinto a lo que hemos visto antes, de veta social e influencia de cine iraní”.

Esta veta social que menciona Garrat es asumida por Fernández, quien enfatiza que esta temática sigue presente en el proyecto: “Esta película es sobre una familia que vive en la pobreza y encuentra en el fútbol, en un niño, una oportunidad para salir de eso. Eso, para mí, dice mucho sobre la sociedad. En ese sentido, la temática social que caracteriza a mi trayectoria está más o menos intacta”.