El Paseo Ahumada será remodelado tras cumplir más de un siglo como vía emblemática del centro de la capital

Dos millones de personas visitan diariamente el kilómetro que hay entre Alameda y Plaza de Armas. Entre oficinistas, comerciantes y turistas hacen que este lugar sea el más cotizado por el comercio y la banca, sin importar que el metro cuadrado valga, en promedio, 800 UF.

Fue una de las primeras calles de la capital en tener locales de billar, cafeterías, servicios de serenos y una alta convocatoria. Esta relevancia histórica ha hecho que este sea un tema importante para los diferentes alcaldes de la comuna.

“El uso del espacio público determina la ciudad”, señaló ayer Felipe Alessandri, el edil de la comuna de Santiago, quien dio a conocer el proyecto ganador del concurso Paseos del Centro de Santiago impulsadas por la municipalidad. El objetivo es remodelar el emblemático Paseo Ahumada, que comenzará a mediados del próximos año y finalizará el primer trimestre de 2020. Para esto, se invertirán $2.8 mil millones.

La oficina Plan Arquitectos con su proyecto Link urbano fue la galardonada. “La idea consiste en unir los elementos que hay en el paseo en base de una línea que sea capaz de conectar todo el inmobiliario y los artefactos para poder ordenarlos, así entregar una armonía visual”, señaló Rodrigo Cáceres, arquitecto de Link urbano. El proyecto contemplará instalar Wifi gratuito, pantallas informativos que mostrarán las noticias de la municipalidad o podrán contar la historia de algún edificio emblemático del lugar.

Cambios urbanos

Su nombre hace referencia a la familia homónima que vivió en el sector y dio origen a la “Calle de Ahumada”. A comienzos del siglo XX, se consolidó como centro comercial de la élite con locales de artefactos importados, lámparas de cristales u obras europeas. Sin embargo, en los años veinte comenzó la desaparición de las mansiones residenciales y se instalaron edificios comerciales, lo que dio inicio a la transformación del barrio.

No fue hasta 1977 que Ahumada se convirtió en el paseo que hoy conocemos. Bajo la alcaldía de Patricio Makis, el 22 de noviembre a las 20:00 se inauguró el paso peatonal Ahumada que lo convirtió en el primero de Chile y transformó el casco histórico de la capital.

La remodelación estuvo a cargo del arquitecto Álvaro Guridi con una inversión de $15,4 mil millones de la época. A pesar que hoy día los locales comerciales sus ingresos son altos, en un inicio el proyecto tuvo un alto rechazo por parte de los vecinos y trabajadores, ya que pensaron que “iba a morir el corazón de la ciudad”, señaló el arquitecto a El Mercurio en 1977. Dentro de la inversión se incluyeron quince mil plantas y tres fuentes de agua. Una de estas fue conocida como “Fuente del banco” que estaba al frente del Banco de Chile que se convirtió en una fuente de los deseos: los transeúntes se acercaban y lanzaban monedas con sus deseos.

Días después de la inauguración, la gente notó que no solo la infraestructura cambió, sino también el uso que tendría el paseo. La municipalidad lanzó un reglamento que señaló el “buen actuar” de los ciudadanos. Para el comercio, estableció que los locales debían contar con vitrinas y se prohibió el uso de parlantes en la vía pública.

Veintidós años después del gran hito, fue la última intervención al paseo, donde se arreglaron zonas específicas que estaban deterioradas y se reubicaron los quioscos para facilitar el tránsito de las personas.

Ayer, cuarenta y un años después de la gran transformación, el alcalde informó que remodelará el paseo más transitado del país. Este proyecto busca recuperar el casco histórico y restaurar los paseos llamados “H”, ya que sus ubicaciones forman la letra: Estado, Huérfanos y Ahumada.

“Tenemos que tener una ciudad a escala mundial para recibir a las dos millones de personas. Queremos pensar un paseo ahumada del siglo XXI”, señaló Alessandri.