Murió Stan Lee, el padre del superhéroe contemporáneo

Por Benjamín Cruz

A los 95 años falleció el escritor que dio vida a algunas de las figuras más importantes de la industria de Marvel Comics .

Hombres elásticos, mujeres invisibles, hechiceros mágicos y dioses nórdicos; todos ellos, y muchísimos más, están de luto. Los más variados superhéroes de historietas perdieron ayer a su creador cuando Stan Lee, ex director de la editorial Marvel Comics, murió a los 95 años de edad.

El medio norteamericano de espectáculos TMZ informó que Lee había sido traslado en ambulancia desde su residencia en Los Ángeles, California, hasta el hospital Cedars-Sinaí durante la mañana de ayer. En el lugar, su hija Joan Celia Lee anunció la muerte del escritor, sin especificar las causas.

Ante la noticia, varias de las estrellas relacionadas a la industria de los superhéroes comunicaron su pesar por el fallecimiento. Kevin Feige, el productor ejecutivo detrás del Universo Cinematográfico Marvel, el imperio de películas basadas en los personajes creados por Lee, dijo via Twitter: “Nadie ha tenido mayor impacto en mi carrera que Stan Lee. Stan nos deja un extraordinario legado que nos sobrevivirá a todos”. Distintos actores que encarnaron a los superhéroes de Marvel se hicieron presentes también en el homenaje.Chris Evans, quien interpretó a Capitán América, tuitteó: “Durante décadas le dio, a viejos y jóvenes, alegría, aventura, comodidad, fortaleza, confianza e inspiración. Stan emanaba amor y caridad”. Robert Downey Jr, actor de Iron Man, mencionó en una fotografía de ambos en Instagram: “Te lo debo todo a ti. Descansa en paz”. Los tres despedían sus palabras con la frase “Excelsior”, expresión con la que Lee firmaba sus editoriales en los cómics, la cual aparece en el escudo de Nueva York, su ciudad natal, y se traduce del latín como “superior” o “en ascenso”.

Su trabajo y legado

Stan Lee contó en su autobiografía “¡Excelsior! La maravillosa vida de Stan Lee” cómo inició su trabajo en la industria de los cómics. En 1939, con solo 16 años, fue contratado como asistente en Timely Comics, que en los años sesenta mutó a la marca Marvel, donde se dedicaba a rellenar los tinteros para los dibujantes. Dos años después, se le dió la oportunidad de rellenar algunos diálogos para un número de Capitán América, ocasión en la que sugirió que el personaje tuviera la habilidad de hacer rebotar su escudo sobre varios enemigos y luego recuperarlo como un boomerang. Debido a la falta de personal que había causado el reclutamiento para la segunda guerra mundial, Lee pronto fue asignado como editor interino de la división de historietas, cargo en el que se quedó durante varios años.

En la década de los 50 le fue asignado el desafío de crear un equipo de superhéroes para renovar el contenido de la revista. Junto a su compañero Jack Kirby inventaron a Los Cuatro Fantásticos. A partir de esta historia tuvo la idea de desarrollar varios personajes que coexistieran en un mismo universo. Durante los años siguientes, Stan Lee, junto a Kirby, creó los superhéroes Black Panther, Thor, Hulk, Iron Man y los X-Men; con el dibujante Bill Everett, el personaje Daredevil; y junto a Steve Ditko, el hechicero Dr. Strange y su personaje mas exitoso, Spiderman.

Los personajes de Lee fueron conocidos por ser particularmente complejos y no adecuarse al estereotipo de los superhéroes de su época. La época bautizada por los cronistas del género como “la era plateada de los cómics” se caracteriza por las historias oscuras a las que apeló Lee para dar vida a sus personajes en los años 70. Ernesto Garrat, crítico de cine de la revista Wikén y fanático del género de los superhéroes, se refiere a esta ambición por que los personajes fueran complejos como el sello característico de Stan Lee: “El hizo superhumanos a escala humana, personajes con problemas de personas reales. No eran esos héroes que iban a la guerra abanderados, como Superman y el Capitán América, sino que hizo personajes con problemas profundos”. Luego ejemplifica: “Spider-man es un cabro que vive en un barrio super pobre y tiene que lidiar con la responsabilidad de salvar al mundo mientras se enfrentan a la discriminación. Los X-Men son una gran metáfora a la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos en los 60. Su trabajo está lleno de doble lectura en torno a la sociedad gringa, por eso es tan vital lo que hizo.”