Ministro Alberto Espina: “Vamos a investigar con todo el rigor de la ley”

Por José Joaquín Durán

Corrían las 10 de la mañana del viernes en la sala de prensa del Ministerio de Defensa y los flashes de las fotos eran constantes. El comandante en jefe del Ejército, Ricardo Martínez, se encontraba parado bajo las luces de los focos y con las cámaras apuntándole directamente a la cara.

El general del Ejército parecía contrariado por lo sucedido en la Brigada Motorizada N°1 de Calama, donde a raíz de una denuncia realizada el lunes por las enfermeras del Hospital Carlos Cisternas, se constató que un conscripto fue golpeado y abusado sexualmente por ocho de sus compañeros.

“Lo primero que tengo que decir es que el Ejército de Chile rechaza categóricamente la situación que tuvo lugar en la Brigada de Calama”, señaló Martínez de manera decidida, a lo que agregó: “Por tal razón se ha dispuesto que el comandante en jefe de la primera división, Rafael Fuenzalida, viaje a la zona para que se reúna con el soldado conscripto y su familia”.

Ante esta situación, el general Martínez expresó que los victimarios están confesos de haber golpeado y abusado sexualmente del conscripto.

Luego fue el turno de Alberto Espina, ministro de Defensa, quien tomó posición bajo las luces y manifestó que “no hay razón ni circunstancia alguna que justifique un acto criminal, como es que ocho conscriptos golpeen brutalmente e incluso agredan sexualmente a otro”.

Espina fue enfático: “Estos hechos son inaceptables y los vamos a investigar con todo el rigor de la ley”.

“[…] se ha dispuesto una investigación que debería estar lista para la próxima semana. En ella, el general Fuenzalida tiene todas las atribuciones disciplinarias, administrativas y legales para las resoluciones que estime conveniente”. Ricardo Martínez, comandante en jefe del Ejército

Las responsabilidades

Para enfrentar el caso, el comandante del Ejército señaló que “se ha dispuesto una investigación que debería estar lista para la próxima semana. En ella, el general Fuenzalida tiene todas las atribuciones disciplinarias, administrativas y legales para las resoluciones que estime conveniente”.

Según la ley chilena los militares se encuentran amparados en un fuero distinto al de los civiles. En vista de esto, Ignacio Basaure, abogado especializado en el Código de Justicia Militar, expuso que “el procedimiento militar invalida el civil”.

Basaure también añadió que la jurisdicción militar reconoce un fuero distinto al civil, por lo tanto los delitos le corresponden a los tribunales especiales.

Al ser consultado por los oficiales a cargo de los conscriptos, el general Martínez mencionó que la investigación en curso tiene como objetivo determinar cualquier tipo de responsabilidad en los hechos, sean estos oficiales o soldados.

En relación a lo anterior, Basaure dijo que hay que distinguir los regímenes de responsabilidad de los militares. Estos no difieren de cualquier funcionario público. Pero a la vez, cuentan con derechos, potestades y obligaciones, propias; además de los delitos especiales que pueden cometer.

En cuanto a los oficiales, el abogado señaló que “habría que acreditar una responsabilidad directa o una omisión consciente por parte de los ellos”.

El compromiso con las familias

Pero las autoridades no se quedaron solo con las medidas que serán aplicadas, sino que mostraron su compromiso con darles seguridad a todas las familias con hijos en el servicio militar.

De este modo, el general Ricardo Martínez anunció: “Me valgo de esta oportunidad para dar un mensaje a los familiares de los más de 12 mil soldados conscriptos, hombres y mujeres, que realizan su servicio militar obligatorio, para que sientan el apoyo del Ejército”.

El general finalizó al remarcar lo inaceptable de esta situación y que se están tomando todas las medidas para que no vuelva a ocurrir.

Sobre esta temática, el ministro Alberto Espina expresó que “si ocurren hechos de esta gravedad, no por ser excepcionales esconderemos la cabeza como un avestruz”.

Por ese motivo, Espina manifestó una intención similar a la del comandante general del Ejército, al poner énfasis en transmitir un mensaje de tranquilidad para todas las familias cuyos hijos estén en el servicio militar.

Esto significa, de acuerdo al ministro, que cualquier acto que implique vulnerar la dignidad y los derechos de los que conforman el ejército de Chile será sancionado duramente.

Por último, la máxima autoridad de la cartera de Defensa concluyó: “El Ejército es un lugar para servir a la patria y para hacerlo hay que tener la seguridad que quienes lo integran tienen sus derechos protegidos”.