Mario Bellatin: distinguen en Chile al “escritor rebelde”

El novelista mexicano de ascendencia peruana, Mario Bellatin, recibió en Talca el Premio Iberoamericano de Letras José Donoso 2018. La condecoración incluye diploma, medalla y 50 mil dólares. Días atrás, el autor reía diciendo que, posiblemente, es el único escritor que viaja en metro.

Emilio Gordillo, profesor y escritor chileno radicado en México, recordó esta broma de su par, con quien colaboró en la edición de dos obras del hoy galardonado: “Gallinas de madera” y “El hombre dinero”, ambas de 2013. “Él es un gran explorador, que siempre llega a un límite, lo rebasa y encuentra un espacio nuevo”, señaló.

“Un premio como el José Donoso, la importancia de que sea por nominación, es un quiebre para poder apreciar la propia obra y seguir avanzando”, aseveró Mario Bellatin durante la ceremonia. Entre los libros del escritor de 58 años destaca «Salón de belleza» (1994), historia que ha sido traducida a 18 idiomas y que hoy está en proceso de adaptación al cine, de la mano del director italiano Andrea Pallaoro.

Su escritura siempre está buscando lugares nuevos, no instalarse en un sitioreconocible”. Emilio Gordillo, escritor chileno.

La determinación del jurado, compuesto en esta ocasión por académicos de España, Alemania, Costa Rica, EE.UU. y Chile, afirma que “su obra se construye como un perpetuo juego en torno a las formas convencionales de narrar, de concebir el espacio literario y de acercarse a sus personajes”.

El premio –otorgado por la Universidad de Talca desde 2001, con el auspicio de Banco Santander, y que han merecido figuras como José Emilio Pacheco, Ricardo Piglia y Raúl Zurita, entre otros– reconoció también su “invención de un lenguaje propio, que va más allá de las fronteras tradicionales de la escritura literaria e invita a una experiencia de lectura perturbadora”.

Andrea Kottow, investigadora de estudios culturales y miembro del jurado de este año, explicó que la primera intención fue premiar a una escritora, “pensando en el año feminista y en la contingencia”, pero no hubo quien los convenciera. Así, aclaró, surgió Bellatin, quien pese a no ser mujer, “está dentro del contexto” y “problematiza desde su escritura todo el sistema sexo genérico”.

Con más de 30 títulos publicados, de los cuales algunos ha redactado desde su teléfono móvil, el artista mexicano ha sido acreedor a condecoraciones como el Premio Xavier Villaurrutia y la Beca Guggenheim. Aún así, “lleva años al margen, y a pesar de que siempre lo quieren poner en el centro, él busca la manera de no situarse ahí, de escribir desde otro lugar”, dijo Emilio Gordillo sobre el laureado, tanto en alusión a su literatura, como a su postura ante el medio cultural.

Además, expuso el literato chileno, “Bellatin ha hecho algo muy parecido a César Aira, pero nadie le reconoce el hacer una literatura de la proliferación”. A su vez, consideró que la Ciudad de México lo nutre, y que el escritor responde visibilizando cosas que para los mexicanos son comunes. “Es un escritor bien rebelde”, recalcó.

Concordó Andrea Kottow, y destacó sobre Mario Bellatin que “uno de los esfuerzos que ha hecho es justamente una escritura que no se deja definir”. Sin embargo, agregó la académica, suele enfocarse en temas de contingencia, pero situándolos en escenarios atemporales y sin territorio fijo.

Actualmente Mario Bellatin trabaja en lo que ha calificado “el Libro que tratará sobre los libros”, un entramado de todas sus historias. En sus palabras, “una obra monstruosa”.