Los últimos días del padre de Michael Jackson

A escasos días del aniversario de el fallecimiento del rey del pop, Joseph “Joe” Jackson (89) está al borde de la muerte. Según informó Jermaine Jackson a Daily Mail, el patriarca se encuentra en la fase terminal de una enfermedad aún no revelada. El propio Joseph había pedido que ningún familiar lo visitara y que nadie tuviera acceso a su informe médico. Sin embargo, a sus hijos, después de exigirlo por varios días, les concedieron la visita.

Nadie sabía lo que estaba pasando. No deberíamos tener que rogar y suplicar para ver a nuestro propio padre, sobre todo en un momento como este. Estamos sufriendo, no nos dijeron en dónde estaba y no pudimos obtener información completa, inclusive del médico”, aseguró Jermaine Jackson.

En contra de la voluntad de Jackson padre, su hijo mencionó: “La familia necesita estar al lado de su cama, esa es nuestra única intención en sus últimos días de vida”.

Lo que opinan los fanáticos chilenos

Javier Rodríguez, presidente del Fan Club comentó sobre este suceso: “El padre de Michael influyó en la vida de todos los Jackson’s sin duda alguna. El mismo Michael contaba anécdotas dónde él estaba ensayando y veía por las ventanas a niños jugar. Soy fanático de Michael Jackson, no de su padre”. Pero, también señaló que “Michael Jackson siempre fue un perfeccionista. No olvidemos jamás que él fue la mente maestra de ‘Thriller’, el disco más vendido de todos los tiempos y fue por su mérito personal como artista”.

Frente a la misma noticia, Germán Muñoz, uno de sus dobles, mencionó que Joe Jackson “le negó la infancia a Michael. Cuando él quería salir a jugar, lo mandaba a ensayar. Lo tenía en un estudio, lo hacía dormir muy pocas horas porque lo llevaba a actuar en clubes nocturnos y en las mañanas tenía que ir al colegio”. Sin embargo, también agregó que, a pesar de todo “Michael lo perdonó”. Dijo que “siempre estaba asistiendo a juntas familiares. A cualquier persona le da pena pensar que un familiar está mal, que probablemente puede morir. Si Michael estuviese vivo, estaría muy triste y preocupado, tanto como si le hubiese pasado a cualquiera de sus hermanos o a su mamá”.