Los teléfonos inteligentes podrían tener una vida útil de hasta 15 años

Jorge Marchant Díaz

 

La Fundación Energía e Innovación Sostenible Sin Obsolescencia Programada (Feniss) de Barcelona denunció que los teléfonos inteligentes pueden tener una vida útil de hasta 15 años. La obsolescencia programada es como los fabricantes determinan el fin de la vida útil de los objetos electrónicos, provocando que duren menos tiempo que el que deberían durar. Esto hace que la gente tenga que volver a comprar equipos en el corto tiempo y tiene efectos tanto en la economía como el medio ambiente.

Las compañías ralentizan tu teléfono obligando incluso a actualizar el sistema operativo, que en realidad está diseñado para modelos nuevos. Hace un mes, Italia se convirtió en el primer país del mundo en multar a Samsung y a Apple por la obsolescencia programada, con montos que ascendieron a 5 y 10 millones de euros respectivamente. Francia fue el primer país europeo que ha introducido medidas para erradicar este tipo de prácticas que no pueden mantenerse porque requieren del uso de recursos naturales finitos, generan gran cantidad de desechos y una carga económica para el consumidor. Esto por obligar a los usuarios a renovar los teléfonos.

Benito Muros, presidente de la Feniss, dijo que nuestros abuelos comentaban que los electrodomésticos duraban décadas, mientras hoy son casi desechables. “Lo lógico es que hayamos ido hacia delante en el avance tecnológico, por lo que hoy deberíamos tener refrigeradores que duraran 60 o 70 años”, afirmó.