Las ciudades de Chile no están adaptadas para adultos mayores

Los principales problemas son la infrastructura, el transporte y la inclusión social.

Chile es un país que está envejeciendo. El Servicio Nacional del Adulto Mayor indicó que el 19,3% de la población chilena es mayor de 60 años, lo que se traduce en tres millones y medio de personas.

El país tiene la segunda tasa más alta de esperanza de vida en América después de Canadá situación que provoca la preocupación del Gobierno y las autoridades para que el creciente grupo social pueda vivir integrado y en igualdad de condiciones.

Ayer la Primera Dama, Cecilia Morel, en compañía del ministro de Salud, Emilio Santelices, y el director nacional del SENAMA, Octavio Vergara, realizaron actividad para impulsar ciudades amigables para las personas mayores.

Las autoridades plantearon ocho áreas para fortalecer envejecer de forma activa, como transporte, vivienda, participación social, respeto e inclusión social, participación cívica y empleo, comunicación e información, servicios comunitarios y de salud y espacios al aire libre. Octavio Vergara, en exclusiva para El Vector declaró,“existen distintos ejes que queremos mejorar. En primer lugar, ambicionamos que los mayores de 60 años puedan visitar plazas, también queremos mejorar el transporte y la movilidad dentro de la ciudad”.

Cecilia Morel afirmó que el Gobierno quiere hacerse cargo de la situación e invitó a que todas las ciudades de Chile sean más inclusivos, “en abril Valdivia se comprometió a ser amigable con los adultos mayores y otros lugares como Osorno y Victoria se han transformado en un ejemplo. Esperamos que en 2020 esté implementado el proyecto en todas las regiones posibles”.

Cuidades poco accesibles

Francisco Fresárd, ingeniero civil en transporte y especialista en estudios urbanos, afirmó que el proyecto del Gobierno está lejos de ser implementado. “Es una iniciativa que aún está en pañales, aún no tienen claras las propuestas ni las necesidades de cada región”, señaló. Además añadió que las ciudades que el gobierno dicen que son amigables son solo por la topografía que tienen. «Valdivia, Osorno y Victoria son más planas que Valparaíso, por ejemplo, por eso son más amigables», agregó.

Arturo Orellana, investigador de planificación estratégica coincidió que se debe trabajar mucho para lograr una ciudad accesible. “Las ciudades en Chile no son en lo absoluto amigable. Santiago no es amigable siquiera para una persona joven”, dijo.

Entre los principales problemas se encuentra la calidad de las aceras. “Generalmente las calles son inseguras para personas que tienen movilidad reducida, hay que rebajar gran parte de las esquinas”, declaró Juan Carrasco, ingeniero en planificación de transporte, además agregó que es importante aumentar los tiempos de los cruces. “Se tiende a pensar que las ciudades deben aumentar la velocidad, pero hay que disminuirla porque cada vez habrá más adultos mayores”, añadió.

Según el académico Francisco Fresárd, es necesario reducir el espacio a los vehículos. “Hay que crear veredas más anchas, disminuir la velocidad de los autos en áreas residenciales y aumentar los tiempos de cruce”, afirmó.

Además los expertos destacan que faltan actividades de la ciudad que promuevan la caminata. “Si no se fomenta la caminata, se está degradando indirectamente la autonomía de los adultos mayores”, añadió Carrasco.

Ernesto Medina, coordinador de la Mesa Social del Adulto Mayor, afirmó que valora la iniciativa del Gobierno por mejorar la ciudad para las personas de la tercera edad, pero recalcó que las medidas son bastante abstractas.“Las ideas parecen superficiales, son buenas palabras para mantenernos desviados de lo que importa”.