Investigación de migrantes en Chile: un aporte a las ciencias y la tecnología

 

Más de un millón de extranjeros residen hoy en Chile, según estimaciones del Gobierno. De estos, un porcentaje importante llega en busca de nuevas oportunidades. Otros, en cambio, lo hacen para aportar desde la academia al desarrollo de las ciencias y la tecnología.
Según el informe de 2017, “Coyuntura Económica en América Latina y el Caribe”, de la Cepal y la Organización Internacional del Trabajo, en el país el 72% de las visas entregadas a foráneos están relacionadas con trabajo. En tanto, el 79,4% tiene 10 o más años de estudio, el promedio más alto de la región.

Danny García, químico e investigador cubano. (UCSC)
Danny García, químico e investigador cubano. (UCSC)

Investigaciones

Danny García es cubano y químico de profesión. Hace cuatro años llegó a Chile para investigar la fitoquímica aplicada, es decir la obtención de nuevos compuestos químicos a partir de elementos biológicos para uso industrial. Tras realizar un doctorado en Alemania y un postdoctorado en la Universidad de Concepción, hoy es parte de la Universidad Católica de Concepción, donde ha podido explorar el aprovechamiento de la biomasa residual a partir de la producción forestal.
Para él, su colaboración -así como la de otros migrantes- forma parte de la internacionalización de la ciencia en Chile, la que llegó para quedarse. “Los científicos extranjeros, no solo europeos, realizan día a día aportes significativos. Las diferencias de visiones, culturas y estilos de hacer ciencia contribuyen”, dijo.

Un clima perfecto, un país cómodo y con personas buenas. Así considera a Chile el ruso Alexandre Iarkov, Ph.D. investigador y docente de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad San Sebastián.

Alexander Iarkov, Ph.D, investigador ruso. (USS)
Alexander Iarkov, Ph.D, investigador ruso. (USS)

El integrante de la Sociedad de Neurociencia y de la Sociedad de Neuroquímica Rusa arribó hace tres años para colaborar del proyecto del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt) de la doctora Valentina Echeverría, “Tratamiento de Estrés Post Traumático o trastornos del estrés en base a cotinina”. “Esperamos que el resultado de nuestro trabajo sea una droga para el control del trastorno por estrés post traumático, ese es nuestro objetivo final. Es un tema importante para Chile, ya que esto es algo que ayudaría a las personas”, señaló.

 

Konrad Korski, investigador polaco. (UCSC)
Konrad Korski, investigador polaco. (UCSC)

El biólogo polaco Konrad Korski tuvo su primer encuentro con el país a través de un viaje turístico. Se enamoró de la Patagonia y se propuso volver. Lo hizo con un proyecto Fondecyt para investigar migraciones de los peces en los ríos patagónicos. Según contó, “con mi trabajo puedo aportar al desarrollo más sostenible y conservación de la preciosa biodiversidad, que es única de Chile. Lo que es de suma importancia en este momento de muy rápido crecimiento económico, con el cual viene también el aumento de demanda a los recursos naturales”.

Un aporte

Para la directora del Centro de Estudios Migratorios de la Universidad de Santiago, Dra. Carmen Norambuena, las universidades se han nutrido de investigadores extranjeros, a quienes reclutan a través de concursos públicos o por sus currículum. “El mecanismo que utilizan para concentrar investigadores de elite es traerlos en calidad de invitados. En ese sentido, éstos no tienen dificultades de trabajar en la investigación, pero no tienen la posibilidad de radicarse. Si quieren hacerlo, deben realizar el trámite como cualquier migrante”, explicó.
Norambuena estima que del millón de extranjeros, entre el 10 y el 20% son profesionales que laboran en universidades, un número significativo que demuestra que “son un aporte, ya que estamos en un mundo globalizado, en el cual es importante que los académicos estén en contacto con sus pares e intercambien conocimientos. Se produce un trasvasije para que las disciplinas avancen”.

 

 

 

Links relacionados