En el camino de la verdad

Es por todo esto que debemos comunicarles que esta será la última edición del diario “El Vector” que circuló durante un mes.

 

Lo primero que tuvimos fue una idea: que 17 periodistas, con 17 ideas; 17 intereses y 17 miradas diferentes, pudieran hacer un diario para informar y contribuir con el desarrollo de una sociedad, con conocimientos y criterio.

Este fue el ideal que inspiró a los fundadores de “El Vector” para crear este medio escrito y su misión siempre fue estricta: transitar en el camino de la verdad.

Como proyecto nos propusimos incluir a todos los actores sociales, sin importar su color político, ni su ideología, ni sus creencias. Y no fue fácil. Nos colgaron los teléfonos, nos cambiaron las pautas a último minuto y el espacio se nos fue haciendo grande para la información que teníamos. Y, a pesar de que no todo fue como queríamos, se llamó todas las veces que fue necesario. Se encontraron otras fuentes, se murió gente. Se salió a la calle sin importar los 32° de calor y se luchó intensamente contra el tiempo.

Pero a pesar de todos estos avances, fracasamos. Nuestra lectoría fue decayendo de manera creciente y nuestros últimos y más fieles suscriptores nos comenzaron a criticar sin piedad. Decían que nuestras noticias no llegaban a puerto y que no alcanzábamos a enterarnos de la contingencia con profundidad. Las fuentes nos ignoraban y nadie quería darle exclusivas a “El Vector”.

Y, si bien, hubo un fiel lector que en reiteradas ocasiones nos dijo que poco a poco nos estábamos acercando a nuestro ideal de calidad, el resto de la audiencia nos comenzó a abandonar. Rápidamente nos fueron olvidando porque no conocíamos todas las noticias, porque nunca logramos llegar al segundo piso de La Moneda. Los políticos nos tramitaron y los otros diarios se aliaron en nuestra contra. Nunca golpeamos a nadie. Hicimos página completa de Carmentuitera y fuimos mezquinos con Isabel Allende.

Es por todo esto que debemos comunicarles que esta será la última edición del diario que circuló durante un mes y que no tuvo tantos suscriptores.

Durante este mes entendimos el rigor y las dificultades que se tiene que tener para hacer un medio de comunicación de circulación diaria y, a pesar que de quisimos darle a nuestros pocos suscriptores las noticias más importantes del día con el profesionalismo que se necesita, no lo logramos.

Por último y a modo de despedida, queremos dar gracias a nuestros seguidores de Twitter y del Newsletter. Aquí les entregamos sus noticias del día por última vez.

Termina la circulación del Vector, pero quienes somos parte de él seguiremos siempre en el #CaminoDeLaVerdad.