En busca de la Hamburguesa perfecta

Pan, calidad de la carne, punto de cocción, sabor y variedad de sus acompañantes fueron algunos de los parámetros que medimos para elegir a las hamburguesas más ricas de Santiago. Aquí, lo bueno y lo malo de 15 exponentes.

Por Bárbara Muñoz y Magdalena Andrade

TAMAÑO CHICO, SABOR GRANDE:

STREAT

Casi cuatro meses lleva abierto Streat, pensado como un local de comida «al paso», donde los pedidos se hacen en una ventanilla y se pueden comer en la barra o en las mesas de su terraza al aire libre. Demoran entre 15 a 20 minutos en estar listos, pero vale la pena esperar: sus cinco variedades de hamburguesas son de las más sabrosas que probamos en este recorrido. ¿La favorita? La Red Burger, con pan de papa -delicioso-, queso cheddar, tocino, salsa de la casa y ají cherry pepper encurtido, una mezcla agridulce que potencia muy bien el sabor de la carne: 120 gr de lomo vetado angus, cocida a punto. La que comimos estaba un poco grasosa, pero mejor eso a una hamburguesa seca, ¿o no? Ojo: su tamaño no exige siesta después de engullirla (es pequeña, se puede comer con la mano), y eso puede desilusionar, dado su precio. Además, las papas fritas -en corte zigzag- se pagan aparte ($1.000 la porción chica). Pero aunque el tamaño es chico, el sabor es grande, especialmente para el que busca calidad más que cantidad. Tienen patente de alcoholes, que ofrece cava, cerveza y vino. Isidora Goyenechea 3199, Las Condes. $5.400 la simple, $6.900 la doble.

FALTA HUMEDAD:

JOSÉ RAMÓN

Antes que todo, una aclaración: esta no es una hamburguesa, sino una fricandela. Lleva cebolla caramelizada, tocino ahumado, tomate, pepino dulce y queso de cabra fundido (que puede ser un poco invasivo, pero aporta cierta humedad). ¿Lo bueno? La carne es sabrosa y el ají que trae, pica. La porción no es monumental, pero es suficiente, el pepino le da un toque fresco y el tocino, una rica sensación crujiente. ¿Lo no tan bueno? Se siente pesada y seca. Eso sí, las mostazas son un acierto y también lo es el toque dulce de la salsa de chicha morada. Además, tienen buenas cervezas de schop. José Ramón Gutiérrez 277, Santiago.
$5.900.

CARNE DE PRIMERA:

CARNAL

Lo primero es lo primero: Carnal no es una hamburguesería. Es un restaurante de carne, pituco aunque no tan formal, que se instaló hace un año en Alonso de Córdova. Se trata de un steak house al estilo gringo, con la gracia de traer sus carnes -angus aberdeen certificado- directamente de Iowa. Y es con esa carne top que preparan su Burger Angus en base a molienda diaria. Una pequeña (no tan pequeña tampoco) maravilla que no es barata (cuesta $9.700), pero que es realmente deliciosa y en la que se nota la alta calidad de la materia prima. Lleva tocino, lechuga, tomate, pickles, cebolla caramelizada y queso cheddar y su presentación es bastante especial: viene abierta en dos, de manera que se puede ver el contenido. Se acompaña de muy ricas papas fritas y tres salsas: mayonesa al ajo, ketchup y mostaza. También hay hamburguesas de wagyú con alioli de trufas, la clásica Juicy Lucy y una versión con queso azul y tocino. Alonso de Córdova 3053, Vitacura. 2 27176161. $9.700.

PARA AMANTES DE LA CARNE:

CASTILLO HAMBURGER

Esta es de esas hamburguesas que no se pueden comer si no hay garantizada una tarde de relax: dos hamburguesas de 200 gramos, acompañadas de mozzarella, champiñones salteados en mantequilla, tocino, lechuga, tomate y un enorme aro de cebolla rebozado. Su tamaño es intimidante, pero con calma, se puede comer, aunque es una proeza hacerlo sin que se desarme (o sea, ni pensar en comerla con las manos). Es la niña símbolo del Castillo Hamburger -local que abrió en Ñuñoa a fines del año pasado- y la más apetecida de las 9 opciones que tiene su carta. Y se nota que le ponen cariño: de partida, al preguntar en qué punto se quiere la carne, que llega a la mesa cocida como se pidió y con el toque preciso de grasa y condimentos. Claro que no todo es perfecto: el tomate y la lechuga (escarola) son más bien acompañantes visuales que sabrosos, y el pan -curioso defecto que se repite en varios lugares- es livianito, pero estaba demasiado tostado. Raya para la suma: recomendable para amantes de la carne, de esos que dejan en el plato todo lo que no tenga olor a proteína. Viene acompañada de una generosa porción de papas fritas. Los tres Antonios 397, Ñuñoa, 2 2343 2198. $7.600.

RICAS Y CON PARAFERNALIA:

MOGAMBÓ BURGER & GRILL

Frente al Portal La Dehesa está Mogambó, local especializado en hamburguesas con una carta muy original. Imposible, por ejemplo, no quedar sorprendido con la Mogambo Smoked Burger, porque la puesta en escena es bastante impactante: la traen con una campana de vidrio encima y cuando la abren, aparece humo con aroma a romero. El pan, brioche, es artesanal -en este caso es negro porque está teñido con tinta de calamar-, y la jugosa carne, recién molida, es angus. Lleva además tomate confitado, berros, tocino, crocante de mozzarella (quizás innecesario) y un huevo frito cuya yema lo baña todo. Probarla es de esas sensaciones que uno recuerda después y sonríe. Otra muy buena opción es la Dark Forest, que lleva carne bañada en cerveza negra, rúcula, queso cheddar, champiñones salteados y rebozados de crema de pimientos asados. Buenas papas aliñadas con hierbas, en baldecito de hojalata. Av. La Dehesa 1464, Lo Barnechea. 2 32238215. $9.990 y $8.400.

SORPRENDENTES COMBINACIONES:

MAR Y TIERRA

No es un restaurante de hamburguesas, pero un buen apartado de la carta está dedicado a este emparedado. Y lo honra porque tiene combinaciones sorprendentes (y lo más importante, sabrosas), como las de salmón con jaiba, de lentejas con quínoa o de carne con camarones. De su carta, destacamos la Magallánica, que trae hamburguesa de cordero con cebolla caramelizada, tomates asados, rúcula, salsa de queso azul y papas hilo, o la Mar y Tierra, que combina la hamburguesa de vacuno con camarones apanados, ensalada a la chilena, champiñones ostras asados y lechuga. Pero nuestra favorita fue la hamburguesa del Seba, una brillante mezcla de vacuno con chorizo, queso cheddar, palta, tomate, tocino y aros de cebolla. Buen tamaño, ingredientes frescos y combinaciones sabrosas en un pan suave y de buena textura. Además, tienen muy buena carta de cervezas, con etiquetas de distintas partes de Chile. Alonso de Córdova 4134, Vitacura, 2 2759 8561. Las tres cuestan $8.990 c/u.

UNA BOMBA DELICIOSA:

UNCLE FLETCH

Este lugar es apuesta segura, más cuando constantemente están incluyendo en la carta nuevas opciones para desafiar a los paladares. Esta vez, probamos en su local de plaza Ñuñoa la hamburguesa Bill the Butcher: pan crujiente (¡por fin!, ni tostado de más ni insípido), más una porción de carne -deliciosa, aunque un poquito cargada a los aliños- con prieta, tocino, cheddar y unos palitos de manzana caramelizada que le dan un inolvidable toque agridulce. Una bomba de buen sabor acompañada de una rica salsa de mostaza y miel. ¿Está entre nuestras favoritas? Sí, incluso aunque no nos hayan traído la porción de coleslaw que promete la carta con cada hamburguesa. A cambio, nos llegó a la mesa una porción de palitos de polenta con mozzarella derretido. Claro que a esas alturas, poco espacio quedaba para comerlos. Otro punto a favor: sus papas fritas son 100 por ciento caseras. Boulevard Plaza Ñuñoa. 19 de Abril 3545, Ñuñoa. $8.800.

DEMASIADO ALIÑADA:

VARANASI

El chef Luis Mujica trasladó su restaurante Varanasi de Manuel Montt al paseo El Mañío, en Vitacura, y el cambio fue para mejor. El local quedó precioso, amplio, con una terraza muy agradable y asientos que hacen que uno se sienta en la playa. Bajo su concepto de «soul food», prepara cocina «con alma», cariñosa, sabrosa y preocupada tanto de cada ingrediente -el ketchup, el queso mozzarella, el pan a base de masa madre y la mostaza se hacen en casa-, como también de su trazabilidad. De su atractiva carta destaca la hamburguesa Varanasi, que lleva pepinillos, queso fundido, tomate (que al estar confitado le da un toque dulce muy rico) y una deliciosa mayonesa casera hecha de cebolla caramelizada. Ojo, que la carne, que llega a punto, es especiada. Rica, pero quizás demasiado aliñada. Muy buen pan y papas fritas caseras. Ah, y dato importante, tienen patente de alcoholes. Paseo El Mañío, Vitacura. $7.300.

EL PUNTO EXACTO:

LUCO’S

El letrero de la hamburguesería Luco’s, que a su local original en Orrego Luco sumó otra sucursal en Providencia, dice «ser feliz es cuestión de actitud». Y la sensación con la que uno sale de ahí se parece bastante a la felicidad, por varias cosas: preguntan el punto en que uno quiere la carne, y llega exactamente como se pidió (a punto, en este caso). El tamaño de la hamburguesa no es enorme, pero es muy sabrosa, con un leve sabor a parrilla. Los ingredientes son de buena calidad: lechuga hidropónica, buen tomate y rica cebolla «con un toque de plancha», que hace perfecto juego con la carne. El pan (brioche blanco con sésamo) no es «latigudo» y el queso, la salsa burger y los pepinillos dill le dan un buen «punch» final. Eso, en la Classic Cheese Burger. La Fanzy Crisp lleva pimentones asados, tocino, lechuga, queso, aros de cebolla y champiñones en salsa de mostaza. Muy buena también. Se puede pedir hamburguesa de quínoa, y como acompañamientos hay papas fritas bravas, ensalada verde o chips de camote. Providencia 1421. $6.700 y $7.700.

RICAS PERO LES FALTA MALICIA:

BURGER TRUCK

Pocos meses tiene esta hamburguesería ubicada en el Mirador del Alto, de mall Alto Las Condes, con un lindo local cuya cocina es un foodtruck y a su alrededor están las mesas. Aquí hay ocho opciones para elegir. De ellas, probamos The Farmer -con cheddar, lechuga, tomate, cebolla morada y tocino ahumado en manzana (de la que no sentimos mayor sabor)-, y Airstream, nuestra favorita, con cheddar, cebolla caramelizada (deliciosísima), champiñones salteados (que tenían sabor a champiñón en conserva) y tocino. Una combinación sabrosa, aunque hay que decirlo: a las dos les faltó algo de personalidad, ese toque que convierte a una buena hamburguesa en una perfecta. Por ejemplo: el pan -brioche- está rico, pero con tanta miga le roba protagonismo al relleno, más si viene tan tostado, como nos tocó. De todas maneras tiene buen porte, y su carne, el sabor justo. Viene acompañada de papas fritas rústicas y salsa BBQ. Alto Las Condes, local 3245, Las Condes. $6.600 y $6.400.

ORIGINAL INVENTO:

BURGERDOG

Este es un bonus track, porque no se trata de una hamburguesa tradicional, sino más bien de una fusión entre una hamburguesa y un hot dog. La forma y el pan de estas BurgerDog -creación del ingeniero comercial Rodrigo Canales- son las de un completo, pero lo que va adentro es en realidad una sabrosa hamburguesa de 175 gramos de carne -que puede ser de vacuno (angus), de chancho o de pavo- con forma de salchicha, que además, viene rellena con queso cheddar. El queso se derrite deliciosamente y le da un toque especial, no solo en sabor, sino también en textura. Encima puede llevar «coberturas» como cebolla caramelizada o chucrut y salsas como la ranchera (condimentada) o cilantro-lima (más fresca y cítrica). La Burgerdog de angus fue definitivamente la favorita (las otras nos parecieron más prescindibles), y si se la acompaña con la salsa barbecue que preparan ahí mismo, tanto mejor. Hay combinaciones que vienen como sugerencias, pero también se puede armar al gusto del cliente. Están ubicados en un sencillo pero agradable local en Providencia, en un corredor interior en Luis Thayer Ojeda. Tienen buenas cervezas y papas fritas rústicas. Luis Thayer Ojeda 95 local 3, Providencia. Precios entre $3.750 y $3.950.

CON SABOR CHILENO:

CAPICÚA

No solo para probar su hamburguesa vale la pena darse una vuelta por la sandwichería Capicúa. Su carta de emparedados abarca preparaciones y sabores del norte, centro y sur de Chile -así lo detalla su carta, con sándwiches agrupados por zona-, y su originalidad salta a la vista también en sus salsas y en sus bebestibles (tienen agua de rica rica, de harina tostada o de algarrobo). Su hamburguesa de res no es la excepción: está hecha en un sabroso pan de tortilla de rescoldo, que aunque no es muy maniobrable (difícil comérsela sin tener que desarmarla), le da un look atractivo y diferente. Otro punto alto es su carne, muy bien sazonada (lleva tocino en la mezcla), ni seca ni grasosa y de factura casera, que se alía muy bien con el queso chanco, el tomate, la lechuga y la mayonesa al merquén. Pero no todo son estrellas: la noche en que la probamos, la hamburguesa llegó sin piñones, uno de los ingredientes prometidos en la carta, y el mozo tampoco nos alertó de la falta de ellos. Más tarde, por el chef, supimos que habían tenido un problema de provisión. Una falta de información que, de todas maneras, no empaña su buen sitial dentro de esta selección. Bonus: las papas rústicas que acompañan a la hamburguesa son deliciosas. Manuel Montt 768, Providencia. 2 3270 0556. $6.900.

COMBINACIÓN DE LUJO:

POMERIGGIO BISTRÓ & MOZZARELLA BAR

Es cierto: el fuerte de este veraniego lugar, ubicado en el primer piso del nuevo mall Casa Costanera, es la comida italiana y las preparaciones en base a quesos. Pero en su apartado de carnes hay un hallazgo digno de ser incluido en este recuento: el trío de hamburguesitas Rossini, de 80 gramos cada una, con carne de angus y wagyu en combinación con foie gras y cebolla caramelizada con naranja. Son caseras-caseras, con esa carne molida que se nota que fue hecha en el momento y que se deshace al primer mordisco. El problema vino en el punto de cocción: pese a que el mozo preguntó cómo las queríamos -e incluso nos recomendó comerlas «a punto»-, a la mesa llegaron apenas selladas y frías en el centro. Más allá del desliz, la combinación foie-cebolla-carne se merece un sitial alto. Nueva Costanera 3900, Vitacura. Tel. 2248 62076. $8.200.

HAMBURGUESA DE BARRIO:

LA ANTOJERÍA

Si uno va un lunes cualquiera a la hora de almuerzo, puede que se encuentre con todas las mesas ocupadas. Y sí, uno podría irse, pero la espera vale la pena, así es que mejor sentarse en el sofá y hacer la espera, cerveza en mano, y escuchando The Clash. La Antojería es un local sin pretensiones, muy «de barrio», ubicado en Eliodoro Yáñez con Román Díaz, y aunque tienen platos y menú de almuerzo, la especialidad de la casa son las hamburguesas a la plancha. Como la Morenita, que trae queso cheddar grillado, pepinillos y una muy generosa porción de cebolla caramelizada en cerveza negra. La combinación es realmente buena y aunque no preguntan por el punto de la carne, llega perfecta, sabrosa, pero no invasiva en aliños y a buena temperatura. Rico pan frica, blando sin ser «latigudo» y extraordinarias papas fritas, recién hechas, de corte grueso, y acompañadas con delicada mayonesa y ketchup. Además, traen el plato con un ají verde, de esos que realmente pican. Eliodoro Yáñez 1049, Providencia. T: 2 2235 3900. $7.100.

SOLO PARA LLEVAR:

KEBAB ORIENTE

Alejado de todo polo gastronómico está este pequeño local de Las Condes. Tanto, que hasta cuesta encontrarlo en medio de casas y construcciones en plena avenida Padre Hurtado: solo una pizarra que enumera la carta de preparaciones da la pista de que ahí se puede comer, y bien rico. Tienen comida árabe y, por supuesto, una hamburguesa vegetariana con falafel (un poco seca), pero la estrella del local sin duda es la Cheesus: hamburguesa rellena de queso cheddar -cocida al gusto personal- más queso, tocino, cebolla caramelizada, papas fritas hilo y salsa barbecue, que viene en la porción justa para comer sin que se desarme y que es realmente rica dentro de su -relativa- sencillez. Fue una de las sorpresas de este recorrido pero, eso sí, le advertimos antes: si lo que busca es comer con atención a la mesa y quedarse un buen rato, mejor pídala para llevar, ya que el local -instalado en lo que parece el garaje de una casa- tiene pocas mesas no muy cómodas, y una barra pensada solo para comer al paso. Y además, dígamoslo, su atención no es apta para impacientes. Incluye papas fritas y bebida o limonada. Padre Hurtado Sur 823, Las Condes. $5.000.

Puedes comparar los precios de estos locales en nuestro gráfico interactivo!

También puedes disfrutar de este reportaje siguiendo nuestra ruta ¡Usa el mapa interactivo para encontrar un viaje lleno de sabores!

 

Como no siempre hay presupuesto para comer afuera, te dejamos nuestro video-receta para cocinar la hamburguesa mas cara de nuestra ruta!