Conaf estima que hectáreas quemadas subirán al doble

Por Karen Retamal

Este año, las zonas afectadas por siniestros se redujeron en comparación a 2017, quedando en 32.000 hectáreas. Para el 2018-2019 prevén que suban a 70.000.

Estados Unidos vive uno de los incendios forestales más devastadores del último tiempo. En cifras, más de 100 mil hectáreas se han quemado en el estado de California; 31 personas fallecieron, mientras que otras 228 están desaparecidas.

En 2017, Chile tuvo megaincendios desde Atacama hasta Magallanes. Durante la temporada 2016-2017, según datos de Conaf, alcanzaron los 5.244 siniestros que afectaron 569.989 hectáreas. Este año, no obstante, hubo una baja del 94%, es decir, solo 32 mil hectáreas resultaron consumidas.

El director ejecutivo de Conaf, José Manuel Rebolledo, indicó que este 2018 han desarrollado un trabajo intenso, en una alianza pública-privada, con las diversas instancias vinculadas a los incendios forestales y han coordinado acciones preventivas y de control, especialmente en aquellas comunas con alto índice de incendios forestales, a fin de preparar el territorio y a los vecinos en la prevención, como también para proteger la infraestructura crítica.

“Según nuestras estimaciones, este período 2018-2019 podríamos tener sobre 70.000 hectáreas afectadas, siendo que el promedio del quinquenio es de 50.000 hectáreas”, señaló.

El gobierno de Sebastián Piñera entregó este año un presupuesto para incendios forestales de $53.000 millones, contra los $41.000 del período pasado. “Esto nos permite tener unos 2.800 brigadistas, 220 brigadas, 45 aeronaves entre aviones y helicópteros, fuerza de combate inédita para el país. Las empresas forestales aportan 3.000 brigadistas y unas 50 aeronaves”, expresó el director ejecutivo de Conaf.

Las lecciones de 2017

Desde Conaf valoran el trabajo que han realizado tras el megaincendio de 2017, del cual lograron obtener lecciones que han mejorado los índices actuales.

“Hoy, por ejemplo, tenemos un 48% menos de superficie afectada en relación a la temporada anterior (al 12 de noviembre de 2018), gracias al aumento de los recursos que disponemos”, explicó Rebolledo.

Si bien la entidad cuenta con más presupuesto, más brigadistas, más aeronaves, existe una tarea pendiente que es la prevención. “Debemos fortalecer nuestra acción, ya que nuestros registros nos indican que el número de incendios ha crecido en un 32% en comparación a la temporada pasada. Sin embargo, todo el esfuerzo que realicemos en torno a la prevención no surtirá efecto si la sociedad no toma conciencia del daño que provoca un incendio, considerando que el 99,7% de los siniestros son generados por el ser humanos, ya sea intencional o accidental”, sentenció.

Renato Barrueto, docente de Ingeniería en Prevención de Riesgos de Duoc UC, indica que se deben tomar diferentes medidas en áreas donde existe el riesgo de incendios forestales. “Es fundamental que se realicen acciones previas para que, en caso de ocurrir uno, los daños sean menores respecto a los potenciales”, dijo.

Agregó que un ejemplo de estas acciones es la construcción de cortafuego, la construcción de zanjas en las zonas forestales y muros cortafuegos para el gran número de construcciones, pero “también que el tendido eléctrico y la infraestructura del agua se mantengan en buen estado”.


Cómo evitar los incendios

Gustavo Saiz, académico de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, señala que un incendio se puede usar a favor del ser humano. “Si ocurre en invierno, a temperaturas bajas y humedad alta, el daño será mínimo comparado con un incendio que no podemos controlar. En Australia y Canadá están haciendo quemas preescritas, de tal manera que se controla la cantidad de combustible que se tiene para que una vez quemado, no vuelva hacerlo en los años venideros”, explica.