“Como músico, el maestro José Antonio Abreu es un ídolo, una figura a seguir”

El músico Andrés David Ascanio participará del homenaje a su tío, el maestro Abreu, quien creó en Venezuela el programa de educación musical para orquestas que fue replicado en 71 países y reimpulsó la enseñanza de la música clásica en Chile.

Manuel Hernández

“Después de mis papás y mi hermanita, él era lo más importante”, relata el trompetista y director de la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela, Andrés David Ascanio, para referirse a su tío José Antonio Abreu, creador de “El Sistema”, un reconocido programa de educación musical para orquestas juveniles e infantiles de Venezuela que fue replicado en 71 países.

Ascanio es uno de los 20 jóvenes venezolanos miembros de la Orquesta Sinfónica Simón Bolivar que volará desde Caracas hasta Santiago para presentarse el jueves 28 de junio en la Fundación CorpArtes. A ellos se sumarán 74 integrantes de la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile (FOJI) y músicos de las filarmónicas de Viena, Berlín, Gotemburgo y Los Angeles. Todo esto bajo la dirección de Gustavo Dudamel y dedicado a su querido maestro Abreu.

En entrevista con “El Vector”, el también trompetista Andrés David Ascanio contó que será su tercera visita a Chile y explicó la influencia de su mentor y tío en los ámbitos personales y profesionales de su vida. Además, detalló porqué los compositores Beethoven, Tchaikovsky y Wagner son los protagonistas de este concierto denominado “Gustavo Dudamel: A mi maestro”.

 

La Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela interpretando la Quinta Sinfonía de Tchaikovsky en Buenos Aires.

-¿Qué motivó a escoger Beethoven, Tchaikovsky y Wagner para este homenaje?

-Este repertorio, que lo escribió el maestro Dudamel, sin duda es significativo porque es uno que siempre hemos hecho. Sobretodo Beethoven y Tchaikovsky, que el maestro Abreu nos metió en la sangre. Desde que estamos tocando en las orquestas infantiles o juveniles interpretamos obras como la Quinta de Beethoven, Maestros Cantores de Wagner y la Cuarta Sinfonía de Tchaikovsky. Son compositores significativos en la historia de “El Sistema” y de las primeras obras que el maestro montó en sus inicios.

-¿Crees que haber incluido a miembros de otras orquestas en este homenaje revela el alcance de “El Sistema” a nivel mundial?

-Sin duda. La proyección del trabajo del maestro Abreu ha sido alabado por todo el mundo. Tanto así que ha sido replicado en 71 países y eso habla del prestigio de su obra.

-En tu caso, ¿cómo crees que infuyó en ti este programa de educación musical?

-Yo siempre he dicho que desde antes de nacer, ya era parte de El Sistema. Mi papá es miembro fundador del proyecto, mi mamá trabajó acá también y el maestro Abreu es mi tío. A los cuatro años comencé a tocar piano, luego estudié percusión y unos años más tarde vi clases de violín con mi papá. A los 9 años le dije a mi tío, el maestro Franklin Polo, que me enseñara trompeta ya que hacía música popular. Desde ahí no dejo la trompeta.

-¿Qué representó para ti el maestro Abreu como persona y músico? ¿Cómo fue el trato con él, considerando que eras su sobrino?

Imagínate. Como músico, el maestro José Antonio Abreu es un ídolo, una figura a seguir. Traté de aprender todo lo que él sabía porque era impresionante. Tuve la suerte de ver clases de dirección con él. Lo que aprendí del maestro no lo aprendes en ningún otro lugar».

-En el plano familiar, por su rol, no lo trataba como un tío más. Pero era como un tío, padre y abuelo. Sin duda alguna, después de mis papás y mi hermanita, él era lo más importante. Hasta para cualquier consejo, a veces le preguntaba a mis papás y me decían que lo consultara con él.

-Es tu tercera vez en Chile. ¿Qué esperas del público en esta oportunidad?

-Sí. Estuve dos veces como integrante de la Orquesta Simón Bolivar y en una oportunidad con la Juvenil Nacional. La última vez que fui, en 2003, tocamos en Santiago y Viña del Mar, así que fue una experiencia increíble. La gente es muy atenta, amable y como todos somos latinos los siento cercanos.

-Dudamel ya vino en marzo con la Filarmónica de Viena, ¿Cuál crees que sea la diferencia de esta ocasión?

-Será totalmente distinto porque, al ser un homenaje al maestro, seguramente habrá una energía increíble y una entrega totalmente distinta. Además, será una orquesta integrada por miembros de varias orquestas del mundo y cada uno aprenderá de todos, sobre todo porque habrá maestros de las mejores orquestas. Seguramente funcionará excelente porque todos hablamos el mismo lenguaje: la música.

La visita del maestro Abreu a Santiago en los años 90 reactivó las orquestas infantiles y juveniles en Chile

La influencia del maestro José Antonio Abreu en la música clásica logró que el país retomara la educación de jóvenes en este ámbito de las artes. Así lo aseguró Claudio Pavez, el director del área musical de la Fundación de Orquestas Infantiles y Juveniles de Chile (FOJI).

En 1964 el maestro Jorge Peña fundó este movimiento en La Serena, pero en el 73 fue fusilado. Por eso estuvimos en pausa y en el año 91, cuando vino el maestro Abreu como ministro de Cultura de Venezuela, se contactó con Don Fernando Rosas, quien era director de la Orquesta de Cámara de Chile. Abreu lo invitó a Caracas para conocer ‘El Sistema’. Quedó muy impresionado porque se dio cuenta del tesoro que era esto”, explicó el miembro de la FOJI».

Pavez añadió que “El Sistema” también expandió la cultura en el continente y permitió el ingreso de nuevos sonidos a la cultura chilena, tras escuchar a miembros de una organización de músicos venezolanos en Santiago conformada por antiguos miembros de la Orquesta Simón Bolivar. “El domingo pasado veía un concierto de una orquesta de la Fundación de Música para la Integración y fue muy emocionante porque empezaron tocando música de Venezuela y luego de otros países. Ahí me di cuenta que toda esta gente está acá gracias al maestro Abreu. Esto refleja que hay una forma de hacer música distinta a la que hacemos en Chile, lo que a nosotros nos enriquece mucho”.

Claudio Pavez informó que el 29 de junio se repetirá el concierto “A mi maestro” y aplaudió la iniciativa de que en esa ocasión sea una función privada para 500 estudiantes, profesores y familiares de la Fundación de Orquestas Infantiles y Juveniles de Chile (FOJI).

El concierto «Gustavo Dudamel: A mi maestro» será el jueves 28 de junio a las 20.00 hrs en la Fundación CorpArtes. Las entradas cuestan entre $71.200 y hasta $160.000.

Las autoridades de CorpArtes están por confirmar un ensayo general, abierto al público y con entrada liberada, el jueves 28 de junio en la mañana.