BikeSantiago busca aumentar su competitividad con nueva inversión

El primer servicio de bicicletas compartidas de la capital chilena, Bike Santiago, operado por la empresa brasileña Tembici, presentó su nueva gama de vehículos de dos ruedas como parte de su proceso de modernización. Con una inversión de US$ 12 millones, la firma busca mantenerse en la carrera por ganar la preferencia de los usuarios, pese al auge en el país de su similar china, Mobike, y el lastre de más de 2.500 reclamos ante el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), registrados en 2016 y 2017.

“Hacemos un estudio de densidad y de planificación, así como un trabajo en conjunto con las comunas, para entender cuántas personas salen y cómo salen. Después de que tenemos la densidad, hacemos la inversión para el cambio de tecnología”, explicó el CEO y uno de los fundadores de Tembici, Tomás Martins.

El servicio, reconocido desde su implementación en 2013 por el color naranja de sus bicicletas, sustituyó la totalidad de su flota por 3.500 bicicletas de nueva tecnología, desarrolladas por la compañía canadiense PBSC Urban Solutions. En suma, amplió su número de estaciones a 350, distribuidas en las 14 comunas en las que tiene presencia: Vitacura, Lo Barnechea, Providencia, Santiago, Ñuñoa, Independencia, Recoleta, Estación Central, San Miguel, La Florida, Lo Prado, Macul, Maipú y San Joaquín.

El proyecto de Tembici en Chile, desde la compra de Bicicletas Públicas de Santiago (BPS) en julio de 2018, contempla la inyección total de US $50 millones, detalló Tomás Martins. “Estamos ansiosos de empezar este nuevo período de Bike Santiago con Tembici, y así beneficiar a los fieles clientes de nuestras bicicletas compartidas. Nuestros usuarios contarán con un servicio de primer nivel, tecnología de punta y bicicletas de estándar internacional”, reiteró el CEO de la empresa brasileña.

Desde que llegamos tenemos un problema grave de quórum. Tenemos una negociación muy avanzada con el Sernac, principalmente por el tema de cobro indebido”. Bruno Loução, director en Latinoamerica de Tembici.

Los socavones

Hasta antes de la adquisición de Bike Santiago por Tembici, el servicio de movilidad urbana contaba con 40 mil usuarios, cifra que se ha tornado negativa a raíz de las quejas por parte de los mismos.

En febrero de este año el Sernac presentó una demanda colectiva contra Bike Santiago, ante la falta de respuesta para solucionar las irregularidades en el cobro de las mensualidades.

“Nosotros tenemos un compromiso de mantener el sistema actual que estamos usando. Desde que llegamos tenemos un problema grave de quórum. Tenemos una negociación muy avanzada con el Sernac, principalmente por el tema de cobro indebido. Tenemos el compromiso de garantizar que no va a haber ningún problema”, aseguró Bruno Loução, director en Latinoamérica de Tembici.

Consultada por “El Vector”, la empresa se negó a proporcionar el dato actualizado sobre su número de usuarios.

A su vez, en mayo de 2018, el Banco Itaú –patrocinador de Bike Santiago– interpuso en el 10° Juzgado Civil de la capital una demanda de más de $1.140 millones en contra del servicio de bicicletas, por concepto de adeudo; para saldar el monto, exigió embargar a la compañía y sus bicicletas naranjas. Sin embargo, luego de la compra de esta por parte de Tembici, el tema no avanzó y la institución bancaria se ha mantenido como uno de los socios del servicio.

 

El servicio chileno Bike Santiago fue adquirido en julio de 2018 por Tembici, empresa brasileña de movilidad urbana con presencia en 17 ciudades de dicho país. Esta cuenta con tres millones de usuarios y 47 mil bicicletas en ambas naciones, y busca abrirse espacio en Argentina, a través de un nuevo proyecto.
El servicio chileno Bike Santiago fue adquirido en julio de 2018 por Tembici, empresa brasileña de movilidad urbana con presencia en 17 ciudades de dicho país. Esta cuenta con tres millones de usuarios y 47 mil bicicletas en ambas naciones, y busca abrirse espacio en Argentina, a través de un nuevo proyecto.

 

La carrera

Desde su llegada al país en marzo de 2018 y con 240 mil usuarios activos hasta hoy, la compañía china de servicios de movilidad compartida, Mobike, se ha posicionado como la principal empresa de este rubro en la capital chilena.

No necesitar estaciones para anclar y recoger las bicicletas, y el mayor número de posibilidades tecnológicas que brinda con su aplicación –como distancia recorrida, calorías quemadas o la cantidad de CO2 que se evita liberar en los trayectos– son algunas de las ventajas que los habitantes de la Región Metropolitana han encontrado en este servicio, y que los ha llevado a emigrar de Bike Santiago a Mobike.

El método de registro más sencillo es otro de los puntos a favor. Mientras que en Bike Santiago es necesario tramitar un pase, ya sea en alguno de sus puntos de inscripción itinerantes o mediante la
aplicación telefónica –con la que la membresía llega al domicilio por correo–, con su contraparte de origen asiático se hace directamente en la app; con esta, a su vez, se pueden desbloquear los vehículos con un código QR.

Por su parte, la cobertura es menor. Mobike funciona en seis comunas, ocho menos que Bike Santiago. Estas son Las Condes, La Reina, Ñuñoa, Lo Barnechea, Vitacura y Providencia.

Finalmente, los precios de la industria china son de acuerdo al tiempo que se utiliza, con una tarifa de $399 por cada 20 minutos. Bike Santiago funciona con planes que, con la reciente modernización, incluyen desde paquetes diarios por $2.990, hasta anuales de $59.990.