Así se lanzó la fundación “postneoliberal” de Atria

El senador Francisco Huenchumilla precisó que su participación era a título personal y “no en representación de la Democracia Cristiana”.

“En la Casa Común no hay cahuines. El fuego amigo es para compartir un asado”. Esta era la consigna impresa ayer a la entrada del cité Esperanza, en pleno barrio Yungay. El cartel recibía a los invitados al lanzamiento de la nueva fundación que encabeza el exprecandidato presidencial del Partido Socialista Fernando Atria. Ante una larga mesa, la treintena de asistentes devoraba las sopaipillas con pebre dispuestas para ellos. De fondo, la melodía incesante de un viejo organillo.

Los rostros convocados daban cuenta de un esfuerzo por otorgar diversidad al grupo. En un extremo de la mesa estaba la “joven y alocada” escritora Camila Gutiérrez; en el otro, Diamela Eltit. A la izquierda de esta última, un sonriente Jean Beausejour. Más allá, el artista visual Gonzalo Díaz. Uno de los últimos en llegar fue el sociólogo y politólogo Manuel Antonio Garretón. Una de las primeras en irse fue la activista trans Alessia Injoque.

Sin embargo, los protagonistas de la actividad fueron, además del propio Atria, el senador Francisco Huenchumilla (DC) y las diputadas Maya Fernández (PS) y Gael Yeomans (IL). Y es que, como se leía en otro afiche, “en la Casa Común es de muy mala educación no hablar de política”.
¿El objetivo? En palabras del anfitrión, “pensar un Chile distinto” en función de “un proyecto político transformador”. ¿A quiénes se dirige? “Todos los que creen en la necesidad de salir del neoliberalismo serán bienvenidos”, sostuvo Atria.

“No somos un partido”

“Punto de prensa, que Huenchumilla se tiene que ir”, susurró un asesor. Tras la advertencia, el abogado se puso de pie para asegurar que Casa Común no pretende reemplazar a los partidos, sino “generar diálogo y formas novedosas de comunicación política”. Lo secundó la diputada Fernández, quien añadió que “hay una ansiedad con que (en la oposición) se conforme algo, pero lo primero es conversar. Vamos paso a paso”.

(Como Frente Amplio) no nos vamos a inhibir de los espacios que permitan generar las transformaciones urgentes en Chile”. Gael Yeomans, diputada Izquierda Libertaria

Mientras, los invitados que no provenían de la arena política empezaron a pasearse sin saber qué hacer. Alessia Injoque grababa una historia de Instagram para un medio digital. Diamela Eltit esperaba pacientemente a Gonzalo Díaz, quien se desplazaba en muletas, para retirarse.

Desde la organización insistían en que no buscan formular una reflexión desde las cúpulas políticas. “Por eso quisimos venir aquí, sin discursos, a tomar desayuno con los ciudadanos”, planteó Atria. Precisamente, la primera crítica provino de uno de ellos. “Sugiero partir por saludar cuando lleguen. Hoy varios no lo hicieron”, manifestó, medio en broma medio en serio, el presidente de la junta de vecinos.