Ambientalistas afirman que Salar de Atacama está sobre explotado

Las comunidades indígenas de la Región de Antofagasta piden estudios formales y aseguran que están ante una zona de sacrificio hídrico.

El Salar de Atacama, ubicado en la Región de Antofagasta, es uno de los yacimientos más grandes en el mundo. La zona cuenta con el 40% de las reservas de litio a nivel mundial y en su cuenca operan, actualmente, diversas empresas mineras que extraen litio y cobre, entre otros minerales. Esta situación tiene constantemente en alerta a las comunidades indígenas del lugar, quienes manifiestan que la vida en la cuenca del salar está en riesgo de desaparecer. De acuerdo a lo informado por el Consejo de Pueblos Atacameños a la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, «hacia el 2010, las aguas subterráneas de la subcuenca del Salar de Atacama están sobreexplotadas seis veces». El integrante del consejo, ambientalista y presidente de la Comunidad Atacameña de Peine, Sergio Cubillos, comentó que «lo que siempre hemos enfatizado es que no hay actualmente estudios sobre la cuenca del Salar de Atacama, especialmente en lo que respecta al recurso hídrico”. A su parecer, al faltar este tipo de estudios, no se puede percibir cuál es real impacto sobre la cuenca y tampoco existe una fiscalización tan aguda respecto de la extracción del recurso hídrico. «No sabemos si ellos están extrayendo lo que tienen por permiso o si extraen más de lo autorizado», recalcó.

Piden estudios

El diputado por el Distrito 3 y ex alcalde de Calama, Esteban Velásquez, dijo a “El Vector” que, cuando lideraba el municipio, denunció la sobreexplotación de recursos hídricos en la provincia El Loa: “Cada vez que pedía protección, exigían estudios y no hay más que un par hechos por las mismas empresas que explotan”, destacó. El diputado, además, estipuló que se necesita mayor fiscalización y un monitoreo que realmente sea desde el Estado: “No podemos tener estudios ni datos otorgados solamente por las empresas que extraen», afirmó. Uno de los procesos que requiere bastante agua es la extracción del litio. Según el doctor en química y profesor de la Usach, Domingo Ruiz, “el carbonato de litio se extrae por un proceso de evaporación solar, donde se construyen grandes piscinas en el desierto, mecanismo que requiere mucha cantidad de agua”. El académico dijo que, de acuerdo a la información que SQM expone en su página web, hoy cuenta con más de tres mil hectáreas de pozas solares. Además, recalcó que la cantidad de agua que se extrae no es fiscalizada en la actualidad, por lo que es difícil medir el impacto de, por ejemplo, SQM y Rockwood, empresas que concentran el 40% del mercado mundial de carbonato de litio. “Todo lo que no se ocupa se vuelve a reinyectar al salar y esto puede generar alteraciones, pero para afirmar eso tiene que haber alguien que fiscalice y hoy no ocurre”, comentó.

Consulta

El presidente de la Comunidad de Peine, Sergio Cubillos, puntualizó que ante la excesiva extracción de agua, la población más sensible es la de los flamencos. «Está a la vista que ya no están los cerca de cinco mil flamencos que habían antes, ahora deben estar bajo los dos mil. El sistema lacustre ha ido bajando también en su densidad”, aseguró. Ante esto, explicó que son tres las cosas que ellos le exigen al Estado para poder revertir el daño medioambiental. El primero es exigirle la responsabilidad en lo que está realizando. «Es decir, esto de dar permisos, firmar contratos o convenios al entregar la explotación del litio, sin saber realmente cómo está la cuenca del salar, creemos que es irresponsable». Lo segundo, aumentar la fiscalización “a través de estudios realizados por ellos mismos y que indiquen el real estado de la cuenca”, aseguró. Por último, exigen al Estado leyes que realmente sean eficientes. «Que sancionen de verdad el daño que puedan realizar las empresas al medioambiente y a las comunidades y que se preocupen de que las empresas cumplan con el artículo 15.2 del Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas que los obliga a realizar una consulta a las comunidades, previo al inicio de actividades o explotación de los recursos existentes en sus tierras.

La seremi de Medio Ambiente de la Región de Antofagasta, Visnja Music, expresó que efectivamente no existen estudios que entreguen datos concretos al estado del salar o a la sobre explotación de recursos hídricos. Sin embargo, aseguró que están realizando acciones para mitigarlo. “La ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, a fines de octubre en una visita a San Pedro de Atacama se comprometió a realizar un estudio hídrico”, dijo. Además, detalló que “con recursos del Fondo de Desarrollo Regional realizaremos un diagnóstico que contribuya a la sustentabilidad y protección del sistema acuático del salar”. En tanto, en su memoria anual, la empresa SQM aseguró que la compañía mantiene derechos de aprovechamiento de agua debidamente autorizados y que realizan estudios en las operaciones para identificar oportunidades de uso cada vez más eficiente del recurso. Además informó que, durante 2017, la empresa invirtió más de U$15 millones en materias ambientales.

Asimismo, expresaron que se realizaron los monitoreos comprometidos en los planes de seguimiento ambiental en el uso del agua en el sector del Salar de Atacama.