Agricultores afectados por las lluvias: “Hay casos en que se perdió todo”

El ministro de Agricultura, Antonio Walker, planteó ayer que el fenómeno climático tendrá un impacto negativo en las exportaciones y en los empleos asociados al sector.

Para los agricultores de las regiones de O’Higgins, el Maule, Ñuble y Bíobío, la calma no llegó después de la tormenta. Tras el fuerte granizo que afectó a la zona la tarde del lunes, los productores de frutas y hortalizas constataron ayer “graves daños”, los cuales oscilan entre el 60% y el 100% en Mostazal, Rengo y la provincia del Maule.

“Tuvimos un efecto muy fuerte en productos asociados a frutales y hortalizas”, explicó el ministro de Agricultura, Antonio Walker, quien precisó que la merma principal se concentraría “en cerezas, ciruelas, nectarines, duraznos, arándanos, manzanas y peras”.

Así lo confirmó a “El Vector” el Presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (ASOEX), Ronald Bown: “Efectivamente, hay casos en que se perdió todo. Tenemos que seguir analizando. En las últimas horas han ocurrido en la zona sur otras situaciones parecidas, así que de aquí a unos tres o cuatro días más vamos a tener una visión completa de los efectos en la producción y en las posibilidades de cosecha de nuestros productos”, indicó.

Adicionalmente, “también puede haber pérdidas en hojas o en productos que están listos para ser cosechados”, añadió Bown. En cuanto a la localización de los daños, el representante de ASOEX informó que, hasta el momento, han tenido lugar en el área ubicada entre la ruta 5 sur y la precordillera.

Según la Dirección Meteorológica de Chile, la lluvia llegó a sumar 163 milímetros. El sector en que se registró la mayor acumulación hídrica fue Lebu, en la región del Bíobío.

Empleo y exportaciones

Respecto a las consecuencias económicas de los últimos granizos, el titular de Agricultura sostuvo que, en algunos casos, el fenómeno climático obligará a descartar la exportación: “Muchos de estos huertos van a tener que dejar la producción para el mercado interno”, señaló. Asimismo, Walker advirtió que, dada la baja en las exportaciones, “el requerimiento de mano de obra disminuirá muchísimo”, con el consiguiente impacto en el empleo.

Ante ello, los representantes de los agricultores solicitaron la mediación del Ejecutivo en los créditos bancarios que puedan verse comprometidos. «Si hay préstamos que están por vencer y los agricultores no tienen el flujo para cancelar, la banca tendrá que extender los plazos para no ejecutar las garantías”, planteó a Cooperativa Felipe García-Huidobro, presidente de la Federación de Productores de Fruta de la VI región (Frusexta).

Si hay préstamos que están por vencer y los agricultores no tienen el flujo para cancelar, la banca tendrá que extender los plazos para no ejecutar las garantías”. Felipe García-Huidobro, presidente de Frusexta.

Los agricultores de frutas y hortalizas de las zonas afectadas pidieron al Gobierno un catastro inmediato para establecer los daños. Por ahora, las autoridades no se han pronunciado sobre un eventual alza en el precio de los productos que se cosechan entre O´Higgins y el Bíobío.

Edda Roncarati, gerente de la Asociación Gremial de Agricultores del Maipo, manifestó que, “afortunadamente, en lo que concierne a la Región Metropolitana, los efectos han sido muy menores, aunque la situación sigue bajo nuestro monitoreo”.