Académicos critican que Gabriela Mistral ha sido la única latina en recibir el Premio Nobel de Literatura

La idiosincrasia de la Academia Sueca de la Lengua y la exclusión de las mujeres de otros continentes son los principales factores que los expertos reprochan.

«Hoy, Suecia se vuelve hacia la lejana América para honrarla en uno de los muchos trabajadores de su cultura», fueron las palabras pronunciadas por Gabriela Mistral cuando recibió el Premio Nobel el 15 de noviembre de 1945 por su poesía lírica. Se convirtió en la primera latinoamericana en ganarse el reconocimiento que entrega la Academia Sueca de la Lengua, y, 73 años después, no ha habido más hispanoamericanas premiadas.

La doctora en Literatura Chilena e Hispanoamericana de la Universidad de Chile Alicia Salomone menciona:

No estoy de acuerdo con que siga siendo la única mujer latinoamericana en tener un Premio Nobel”.

Señala que, “en general, las mujeres no ganan este tipo de galardones internacionales porque la exclusión en el plano de la cultura y la literatura ha sido persistente”.

Si bien dice que antes no había tantas escritoras como hoy y que el espacio social en el cual podían manifestar su producción era más complejo, menciona que es un momento para reflexionar. “Ahora hay más escritoras, por lo que podríamos sentarnos a pensar que es hora de que se haga justicia en los premios internacionales con escritoras muy importantes”, señala Salomone.

El director del Departamento de Literatura de la UC Sebastián Schoennenbeck concuerda con Salomone:

Todavía en el campo cultural en Chile y en el extranjero, las mujeres no tienen tanta visibilidad ni tantas oportunidades, a pesar de que hay excelentes escritoras”.

El académico menciona que eso “depende mucho de lo patriarcales que son las instituciones evaluadoras”, haciendo alusión a la academia.

El presidente de la Fundación Premio Nobel Gabriela Mistral, Jaime Quezada dice que hay que mirar el historial de la academia para darse cuenta de eso: “La mayoría de los premiados han sido europeos y norteamericanos. La cercanía geográfica y las comunicaciones que tiene con esos países ha contribuido a que la academia tenga una visión unilateral”.

Sin embargo, también señala que, dado a la creciente presencia de la mujer y las manifestaciones que han hecho en el ámbito cultural, artístico, social, político e ideológico, la academia tiene que actuar. “No puede quedar ajena a eso, sobre todo ahora que se ha renovado con nuevos académicos. Debe tener una mirada actual de lo que está pasando en el mundo”, señala Quezada.

El escritor y crítico literario Camilo Marks es aún más lapidario y menciona que “la Academia Sueca, desde su fundación, ha ignorado olímpicamente la literatura en lengua española porque en sus 117 años de existencia, apenas merecemos algunas pocas migajas de reconocimiento”.

De los 112 premiados, 11 escritores que escriben en español han recibido el premio. “Eso demuestra la naturaleza arbitraria, sesgada, provinciana, incluso cerril de este galardón”, señala Marks.

El escritor considera que la literatura latinoamericana es una de las grandes del siglo XX. “Incluso yo iría más lejos”, dice. “La narrativa latinoamericana de los pasados 50 a 60 años, si no es la mejor del mundo, está cerca de serlo”, destaca.

Posibles candidatas

La doctora en Literatura Lucía Stecher menciona que “es insólito que ninguna otra latinoamericana se haya ganado el premio”. Clarice Lispector, Rosario Castellanos y Elena Poniatowska son algunos nombres que, según Stecher, “se hubieran merecido el galardón de todas maneras”.

Sebastián Schoennenbeck coincide con Stecher en proponer también a la escritora, activista yperiodista mexicana Elena Poniatowska como candidata: “Pudo haber sido un Premio Nobel”, menciona.

Pero, además, dice que en Chile también hay excelentes escritoras, como María Luisa Bombal. “Ella tiene que ver con la inauguración de la novela vanguardista en Chile y en América Latina. Fue una escritora de gran nivel”, considera.

Para Alicia Salomone, Elena Poniatowska también es una posible premiada: “Pensando en una figura de talla mundial, ella podría ser perfectamente candidata al Premio Nobel”. La mexicana recibió el Premio Cervantes en 2013, el cual, según Salomone, suele ser considerado por los expertos como el Premio Nobel de las letras castellanas. “Eso me parece muy importante porque muestra que las mujeres empiezan a recibir premios de importancia”, comenta.

La doctora cree que los premios de relevancia a nivel internacional debieran abrirse a la posibilidad de la lectura y la crítica de textos de mujeres, pero menciona que “eso también supone un trabajo a nivel de concientización social porque las mujeres de América Latina experimentan una doble exclusión: por ser mujeres, pero también por ser latinoamericanas”.

Homenajes a la poeta

El 12 de octubre hubo una visita de las autoridades regionales de Coquimbo junto al subsecretario de Desarrollo Regional Felipe Salaberry a las obras de recuperación de la Casa de Gabriela Mistral ubicada en la región. Lucía Pinto, intendenta de la región, mencionó que “ver y rescatar esta casa donde vivió Gabriela Mistral nos llena de orgullo porque no solo estamos rescatando una propiedad, sino que también una parte de la historia y la vida de la poetisa. Estamos muy contentos de poder entregar al mundo esta obra”.

El seremi de Obras Públicas Pablo Herman, informó que la obra presenta un 58% de avance, proyectando su inauguración para julio del 2019. “Haremos todos los esfuerzos para adelantar los trabajos que materialicen esto lo más pronto posible. Junto con la empresa estamos tratando de adelantar los trabajos para tener un gran hito turístico y cultural que coincida con el eclipse del próximo año”, señaló.

La recuperación de la casa consiste en la instalación de nuevos muros y pilares, para garantizar el soporte de la casa. Además se recuperará el entrepiso, la techumbre, el cielo, revestimiento de muros, junto con el cambio de puertas y ventanas.

Otro de los hitos importantes en pos de la reivindicación de la poeta ocurrió el 5 de noviembre, luego de que la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados aprobara el proyecto que bautiza al actual Aeropuerto Internacional Comodoro Arturo Benítez como Pablo Neruda, donde se abrió la discusión para que la Región de Coquimbo o su terminal aéreo lleve el nombre de Gabriela Mistral.

El diputado socialista Marcelo Díaz, presidente de la Comisión de Cultura, afirmó que «haría lo mismo con el aeródromo de La Serena y lo bautizaría Aeropuerto Gabriela Mistral. Le da más identidad, tiene sentido de pertenencia regional, pero también tiene sentido de pertenencia nacional».

Todavía quedan dos domingos para asistir a la presentación que se realiza en Teatro Mori Vitacura a las 17:00 horas sobre distintos poemas de Gabriela Mistral transformados en canciones. Es una puesta en escena de música de raíz latinoamericana con una diversidad de instrumentos como piano, acordeón, violoncello, percusión, guitarra y flauta traversa.

Este espectáculo musical es una estimulación a la valoración de la poesía de Gabriela Mistral, una invitación a la práctica del arte y una oda al amor en familia, para ser disfrutado por todo público sin distinción de edad», menciona el teatro en su sitio web.