Las claves del movimiento Antifa en Chile y Estados Unidos

por Jessica Herrera
Agrupaciones antifascistas se han multiplicado a raíz de las manifestaciones antirracistas en Estados Unidos y sociales en nuestro país. Sus vínculos se han consolidado a través del movimiento Antifa.
Antifa

Manifestantes Antifa en Estados Unidos

Desde la muerte de George Floyd en Estados Unidos diversas protestas se tomaron las calles para hacer eco de una petición histórica: ponerle fin al racismo y la segregación de los afroamericanos. A pesar de que las movilizaciones tuvieron múltiples formas de expresión y sus integrantes provienen de muchos sectores políticos, un movimiento en particular llamó la atención de las autoridades, que los calificó como responsable de la revuelta.

La denominación “Antifa” -como abreviatura de antifascista- tiene larga historia en el mundo y no surge exclusivamente a raíz de las protestas antirracistas. Académicos califican sus orígenes a finales de los años 80 en Inglaterra y sus bases en los movimientos opositores al nazismo de Alemania y el fascismo de Italia. Portland es la ciudad estadounidense que registró los primeros indicios de este movimiento en América gracias a la escena underground de punk-rock radicada en la ciudad durante los años ochenta y noventa.

El término Antifa se usa principalmente para definir las creencias políticas de la extrema izquierda y se posiciona en contra del racismo y la xenofobia.  Si bien estos grupos articulan claras posiciones políticas, son en realidad difíciles de caracterizar ya que no tienen orgánica definida ni líderes reconocidos.

Según Rodrigo Karmy, académico de Estudios Culturales de la Universidad de Chile, Antifa tendría una base anárquica ya que “no tienen un liderato, ni organización específica, pero sí un objetivo claro que no es fundar o imaginar un nuevo orden, sino que deslegitimar el actual”.

Antifa en Chile

Así como en Estados Unidos el movimiento Antifa tiene mayor auge mediático gracias a la revuelta antirracista, en Chile varios grupos de similares características lograron auge desde el estallido social del pasado octubre.

El Colectivo Acción Anti-Fascista de la ciudad de Valparaíso es una de las agrupaciones más activas. En sus redes sociales llaman a protestas, difunden comunicados y denuncian comportamientos fascistas. Junto con ellos, el movimiento Antifa se concierta a través de las barras bravas del fútbol chileno.

La Coordinadora Antifascista de la Garra Blanca Los De Abajo Hinchada Antifascista son los grupos más conocidos del movimiento Antifa en nuestro territorio y que unen a los hinchas de extrema izquierda. Si bien estas colectividades se desarrollan como parte de la hinchada de dos equipos de fútbol, sus ideales son compartidos con los Antifa estadounidenses. En sus redes sociales abiertamente se pronuncian en contra de la represión, el imperialismo y el racismo.

Durante los meses en los que se desató el estallido social, los Antifa se desplegaron con banderas y lienzos en las plazas y comunidades como testigos constantes de la revuelta. Karmy reflexiona que el punto clave de sus participaciones es que “las barras funcionan como articuladores sociales. Así como Las Tesis, los, anarquistas, estudiantes, grupos feministas, etc.” El rol de los Antifa sería agrupar a quienes compartan su pensamiento y explotar los espacios de participación ciudadana.

Los vínculos de lucha

Si bien las movilizaciones en Estados Unidos y en Chile se generaron desde contextos diferentes, Karmy asegura que están “absolutamente conectadas porque es el mismo sistema de acumulación el que está en cuestión, la intensificación del capitalismo global es el mismo y las formas de racismo también”.

«Hay gente que aún cree que su color de piel lo hace superior a otro, son el resultado del fascismo en el mundo”. – Colectivo Acción Anti-Fascista

Las relaciones entre ambos movimientos son interpretadas por las mismas agrupaciones Antifa en Chile. El colectivo de la V Región se refiere en su página de Facebook a las protestas antirracistas como “el fruto de contradicciones muy similares a las de nuestro país, pero en un contexto también muy diferente: nosotros somos una colonia, mientras que EE.UU. es la principal potencia imperialista”.

Por su parte, los Antifa de la garra blanca aluden a través de la misma red social que: “Lo que pasó en Estados Unidos no está muy lejano a lo que sucede en Chile, es que hay gente que aún cree que su color de piel lo hace superior a otro, son el resultado del fascismo en el mundo”.

¿Terroristas?

A fines de mayo el presidente Trump realizó una publicación en twitter acusando al movimiento Antifa como gestor de la ola de disturbios en el país y aseguró que serán reconocidos como organización terrorista, tal como el Estado Islámico y Al Qaeda. A pesar de que esta no es la primera vez que el mandatario intenta darle esta calificación a Antifa, no es una iniciativa admisible ya que EE.UU. carece de una ley de terrorismo doméstico.

Según Celia L. Cussen, PhD. en Historia de la Universidad de Pennsylvania, el calificar de Antifa a los grupos movilizados por la causa antirracista es un “término desesperadamente buscado para desestimar y descalificar ese grupo que se manifiesta”. Inclusive, “al decir Trump que los antifa son los enemigos, él se llama a sí mismo como fascista”, advierte Cussen.

Celia cussen

Celia L. Cussen – Historiadora Universidad de Pennsylvania.

El uso del término Antifa como causante de las protestas pondría en evidencia, según Karmy, “la ceguera del discurso del poder, que no puede entender la revuelta porque nunca ha estado en posición de explotación ni de vulnerabilidad”. Dado que las manifestaciones serían experiencias comunes, que carecen de un rostro determinado y liderazgo político, el poder inventa una figura detrás del caos, explicó el académico.

A pesar de que participan de forma más activa que el ciudadano común, los Antifa no serían los gestores de los movimientos sociales ni en EE.UU. ni en Chile, ya que “la revuelta es una superficie común donde no hay alguien que esté detrás o delante, es una superficialidad que los sitúa donde no se pueda establecer reconocimiento e irrumpe la escena del poder”.

Antifa

Manifestantes Antifa de Estados Unidos en contra de la supremacía blanca. Crédito: desconocido.