Katherine Martorell se perfila como un rostro potente del Gobierno en medio de la pandemia

Katherine Martorell recorriendo el Paseo Ahumada en medio de una fiscalización

Martorell ha intensificado las fiscalizaciones presenciales, como lo ha hecho en reiteradas ocasiones con el alcalde Alessandri y otras autoridades. Cortesía SPD.

La Subsecretaría de Prevención del Delito ha sido un actor clave en la emergencia sanitaria. Su líder lleva mucho tiempo trabajando en política y hoy muchos ven en ella una nueva figura de liderazgo femenino con grandes proyecciones.


“Necesitamos cumplir las medidas de sanidad, y eso significa estar en las casas en esta cuarentena”, enfatizó la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, hace un mes en medio de una cadena nacional. Si bien antes tenía un perfil más ejecutivo y dedicado al trabajo con los municipios, últimamente en redes sociales ha ganado adeptos y detractores, que la describen como una mujer con un carácter fuerte y preocupada frente las medidas de prevención del coronavirus. Martorell cuenta con un historial en el servicio público, que a su edad ya la posiciona como una de las figuras con mayor proyección dentro del área liberal de Renovación Nacional.

Han sido meses movidos para la autoridad, quien además recibió esta semana una querella por corrupción, iniciada por la empresa Pegasus, la que denunció ante Fiscalía de Alta Complejidad Metropolitana Centro Norte, una posible irregularidad de compras de la Subsecretaría de Prevención del Delito (SPD) a Carabineros. Martorell rápidamente respondió por esta situación a Cooperativa asegurando que «esta querella no tiene ningún tipo de asidero legal; como subsecretaria estoy segura y absolutamente convencida de que no ha existido ningún tipo de irregularidad, ilegalidad, ni mucho menos algún tipo de acción criminal, que es lo que se me pretende imputar».

EL ROSTRO DETRÁS DE LA SUBSECRETARÍA

Katherine Martorell tiene 38 años y está soltera. En las ruedas de prensas y entrevistas mantiene un tono calmado y escucha con atención cada una de las preguntas. Proyecta la imagen de ser autocrítica y profesional; es una mujer que ha dedicado su vida a la política por pasión. Según sus cercanos, duerme alrededor de cinco horas diarias, es una de las primeras en llegar a La Moneda y no para hasta las nueve de la noche, o incluso más tarde. Siempre pendiente al WhatsApp y en comunicación con alcaldes, policías y funcionarios.

Katherine Martorell junto a vecina

Katherine Martorell junto a la alcaldesa Claudia Pizarro de La Pintana

Su trabajo, en estas circunstancias es estresante; en entrevista con “Polo” Ramírez en el programa Bienvenidos responde que se siente angustiada haciendo su trabajo, enfrentándose cada día a lo que este implica. Sin embargo, dice no tener tiempo para la emoción: “Uno la siente, pero después hay que decir vamos, vamos. El tiempo para vivir la angustia, será cuando logremos vencer esto”, responde la subsecretaria.

Martorell estudió Derecho en la Universidad Central de Chile y tiene estudios de magíster en derecho regulatorio por la Universidad Católica. Desde su época universitaria estuvo vinculada a la política, por lo que en su carrera ha trabajado como directora de Desarrollo Comunitario en Conchalí; encargada dentro de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (SUBTEL) en el primer Gobierno de Piñera; concejala en Quinta Normal (entre los años 2012 al 2016); y candidata a diputada del distrito 9 (en la elección de 2017), en la que no tuvo éxito. Tras esa derrota, recibió el llamado del Presidente Piñera para oficiar en el cargo de Subsecretaria de Prevención del Delito, en el que se desempeña hasta hoy.

UNA NUEVA FIGURA FEMENINA EN POLÍTICA

Este último rol es el que la ha catapultado a la luz pública. La primera mujer subsecretaria tuvo que enfrentar lo que significó el estallido social y ahora la pandemia. En ambos casos, ha destacado dentro del panorama por su compromiso con el servicio público y comunicación con la ciudadanía.

Tomás Fuentes, Vicepresidente de RN

Tomás Fuentes, Vicepresidente de RN. Fuente: Twitter

Tomás Fuentes, vicepresidente de RN, afirma que Martorell “no tenía peso político antes de entrar al Gobierno. Ella fue concejala nada más, y por su profesión de abogada, tuvo buena experiencia y se eligió para este cargo”.

La diputada y amiga de la subsecretaria, Marcela Sabat, resalta el posicionamiento que ha tenido Martorell en estos años en la SPD. Admira su desempeño en el servicio público, pero también reconoce que ha sido duro entrar en un terreno que antes era dominado por hombres.

En una entrevista para La Segunda el 14 de agosto de 2018, Katherine Martorell dijo que en reiteradas ocasiones le había tocado “golpear la mesa” y poner orden. Frente a este contexto respondió en su momento que “me ha pasado con autoridades. Por ejemplo, el “mijita”, y yo respondo: “No soy tu hijita; soy subsecretaria”. Es una lata tener que hacer eso, porque no es mi ánimo, pero si uno lo dice una vez, no se vuelven a equivocar”.

Desde ahí ha instalado su sello como autoridad y se le ha respetado, comenta Sabat, porque también ha impuesto una mirada en temas de género e incluso ha hecho vínculos con organizaciones de la diversidad sexual.

La semana pasada, el Movilh la premió como una de las “heroínas del Covid-19” por su buen manejo en la pandemia y el apoyo que ha brindado en diferentes ocasiones a las disidencias. Ramón Gómez Roa, encargado de DD.HH. del Movilh, comenta que con ella han tenido una muy buena relación a la hora de trabajar; han derivado varios casos a la unidad que creó bajo su gestión, que lleva por nombre Centro de Atención de la Diversidad. Además, desde la asociación resaltan la buena disposición por parte de este organismo del Estado y la subsecretaria Martorell, a diferencia de los tratos que tienen con el Ministerio de Justicia.

Nancy Arredondo (derecha) y el presidente Piñera (en el centro)

Nancy Arredondo (derecha) y el presidente Piñera (en el centro). Cortesía SPD

Su paso por el concejo municipal de Quinta Normal la ayudó a entender las problemáticas de la gente y sobre todo en materia de seguridad, comenta Nancy Arredondo, consejera de RN y mano derecha de Martorell en su periodo como concejala. También destacan lo mismo Evelyn Matthei y Claudia Pizarro, alcaldesas con las que trabaja diariamente.

Katherine Martorell (Izquierda) y Evelyn Matthei (derecha)

Katherine Martorell (Izquierda) y Evelyn Matthei (derecha). Cortesía SPD

Arredondo conoció bien en sus inicios a Martorell. Recuerda que “picaba de tonta, porque le contaban cuentos y cuando me los decía: ‘Mira, esa persona me dijo esto’, yo le respondía que no era así. Abría los ojos como huevo frito y contestaba: ‘¡Pero cómo fui tan huevona!’”. Ahora la ve como una líder, empoderada y la apoya en su gestión.

Para Martorell el futuro está abierto. En la misma entrevista con Bienvenidos, comenta que sí le gustaría ser madre, pero después de terminado el cargo; sin embargo, muchos ven en ella una gran figura política femenina. Sabat dice que le gustaría que su amiga llegase a un cargo sobresaliente. Por su parte, Fuentes y Arredondo aseguran ver en ella las capacidades para ser una gran alcaldesa, y esta última cree, incluso, que “está para ser senadora”. Pero Matthei va más allá y dice que es “la mujer con más futuro que he conocido”.

La vida laboral de Katherine Martorell pasó de hacer un trabajo en terreno y ejecutivo, a uno mucho más expuesto, y en el que le queda poco tiempo libre. Atrás quedaron los días de pool en Quinta Normal y viajes en moto. ¿Qué pasos dará Martorell que la lleven a seguir en la palestra cuando termine la pandemia?