Influencers adaptan su trabajo durante el confinamiento

por Anna Nador y Sofía Reyes

Mientras parte de la población ve inestable el mercado laboral, los creadores de contenido hacen uso de la maleabilidad de su rubro para seguir generando ingresos.  

influencer_chilenos_bernarditaq_danus_isis_millares_vicente_schaerer_ximena_vial_beatriz_cordova_dianella_coppo

Orden de aparición, comenzando con el cuadro superior izquierdo: Bernardita Danus, Isis Millares , Vicente Schaerer, Ximena Vial, Beatriz Córdova y Dianella Coppo.

El confinamiento en la pandemia ha modificado el estilo de vida de la población. Los generadores de contenido o influencers también se vieron obligados a permanecer en sus casas, pero con la oportunidad de potenciar sus marcas personales. “Ellos pueden mantener el flujo del sistema comercial que los avala, ahora entre cuatro paredes”, explica Arturo Arriagada, sociólogo y profesor de la Universidad Adolfo Ibáñez.

Influencer es el término con el que se han popularizado estos freelancers digitales y hace referencia a individuos que “autogestionan su audiencia a través de la publicación de varios contenidos en redes sociales”, elabora Arriagada. Un ejemplo de esto es Beatriz Córdova (26), @beacordova en Instagram (73 mil cuatrocientos seguidores), ”creadora de contenido sobre cocina saludable y estilo de vida”, como ella misma se define, haciéndose cargo de su rol como influenciadora. 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Bea Córdova ☼ (@beacordovad) on

Ximena Vial (31), @historiadicta en Instagram (12.300 seguidores) y profesora en su vida cotidiana, reflexiona que con el estallido social de octubre de 2019, “los influencers con un rol más superficial que compartían información de moda, viaje o consumismo, fueron muy criticados”. Con la llegada del Covid-19 y la disminución de la adrenalina que produjeron las movilizaciones, “los actores con contenido más simple están volviendo a tomar fuerza”. Por su parte, Córdova afirma que este último tiempo “me he vuelto más responsable del tipo de contenido que subo”. Agrega que “las transformaciones venían desde antes, con el estallido social, ya que muchos cambiamos lo que comunicamos a través de las redes y esto se potenció con la cuarentena”. 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Ximena Vial (@historiadicta) on

Contenido de pandemia

Con un aire casual y carismático, Vicente Schaerer (26) dice «que rico conocerlas, yo soy materia dispuesta aquí». Se describe como un realizador audiovisual freelance. Durante la pandemia decidió aprovechar el incremento de flujo en interacciones y suscriptores en su canal homónimo de Youtube, asegurando que este es “un momento clave para tratar de aportar a la gente”. Por lo mismo, el foco de sus creaciones se desplazó desde el análisis de películas y series hacía un contenido que refleje el “vivir juntos esta cuarentena, cada uno desde su hogar”. 

Schaerer bien sabe utilizar los recursos que las mismas plataformas le entregan para conocer a su público. Recurre a Youtube Studio, una herramienta que muestra todos los datos de su audiencia. Estos los considera al momento de crear y perfilar los contenidos hacia las preferencias de sus seguidores. El realizador asegura que ha habido un incremento en las interacciones, explicando que si bien “lo común es que de un millón de personas que ven tu video 100 te comentan, ahora casi el 45-50% de mis espectadores reaccionan al contenido”. 

Isis Millares (44), @consultoradeimagen, saluda con una expresión cálida y amable. Aún cuando es influencer, empresaria, madre y esposa se conecta para hablar sobre el cambio en las interacciones y contenido de Instagram durante la pandemia. Hasta la fecha cuenta con 46.300 seguidores en la plataforma. Debido a los efectos sociales y económicos de la propagación del Covid-19, entiende que hay “gente que no puede optar por su asesoría de imagen”. Por esta razón, ella trata de usar su plataforma para “seguir aconsejando a su audiencia y guiándola con tips sobre estética personal”. 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by IsisMiralles/ConsultoraImagen (@consultoradeimagen) on

Con la cuarentena “he tenido que buscar formas más creativas de mostrar cosas”, asegura Bernardita Danus (23), @berniqla (68 mil seiscientos seguidores en Instagram). Se expresa de manera cercana, relajada y con el humor que la caracteriza en sus redes sociales. Antes retrataba su día a día, donde salía o viajaba, pero ahora está todo el tiempo en su casa, entonces ha “compartido cosas como bailes en mi pieza, que antes no hubiese pensado en subir”. 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Berni (@berniqla) on

Nos adaptamos 

Arriagada ve estos cambios en los contenidos como un paso lógico en el camino que han recorrido los influencers. Con la contingencia, “uno se da cuenta de qué tan modificable es la realidad social” y, por lo tanto, “las oportunidades que se relacionan al cambio, bien retratadas a través de las redes sociales, también se pueden ver como posibilidades de consumo”. Y en esto último, los generadores de contenido son expertos. 

@consultoradeimagen ha seguido trabajando, pero casi instintivamente revisa qué contenido funciona con sus seguidores. “Estan los lives, las historias, IGTV, entonces, ¿qué es lo que más le gusta a la gente?”, se pregunta. Cuenta que al inicio de la pandemia “todos empezaron a hacer vivos y al público le encantaba, pero no se guardaban”. Instagram se adaptó, comenzó a dejarlos archivados en los perfiles y “ahora te permite editarlos para dejarlos como cápsulas cortas”. 

La adaptabilidad de tanto las redes sociales como de los creadores de contenido se distingue de otros medios de entretención tradicionales que han tenido dificultades para adaptarse a la contingencia. Schaerer retrata el fenómeno al explicar el cambio que ha significado la pandemia para espacios televisivos como los talk show de Estados Unidos. Actualmente, estos programas se hacen desde el living del entrevistador y de los entrevistados, “con una resolución bastante penquita, con luz penca y con locaciones malas”. Agrega que “es muy especial ver cómo estas producciones bajaron a un nivel nulo y contrastarlas con las de youtubers, quienes tienen contenidos espectaculares”.

Debido a la inherente capacidad de adaptación que tienen las plataformas digitales y los influencers,en un futuro va a pasar la emergencia sanitaria y nadie se acordará de esto cuando estén promocionando un nuevo viaje u otras cosas que tengan que ver con la reinversión del mercado y la economía en general”, afirma Arraigada. Desde su mirada, Dianella Coppo (26), @diannecoppodenieve que tiene 146 mil seguidores en Tiktok, confirma desde la comodidad de su pieza y nuevo lugar de trabajo, que ahora “el desafío es adaptar los contenidos que cada generador produce a esta nueva normalidad”.  

@dianecoppodenieveUn seguidor hizo memes con mi cara🌚😂 ##parati ##fyp ##humor ##meme ##chile♬ Sneaky Snitch – Kevin MacLeod