Las deudas que persisten para erradicar la violencia contra la mujer

En el Día de la Eliminación de la Violencia de Género, expertas y activistas consideran que el trabajo en el sector público  ha sido insuficiente para generar políticas que efectivamente logren eliminar las vulneraciones de género.

Ilustración: Francisco Javier Olea

El día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer se conmemora cada año tras el asesinato de tres hermanas en República Dominicana en 1960. En Chile, la jornada se caracteriza por la presencia de múltiples manifestaciones y pronunciamientos de organizaciones civiles y feministas.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, la forma más común de violencia experimentada por el género femenino a nivel mundial es la física, infligida por una pareja íntima, lo que incluye mujeres golpeadas, obligadas a tener relaciones sexuales o víctimas de alguna otra forma de abuso, como a nivel psicológico.

Las medidas que se han ejecutado en el país en los últimos gobiernos han recibido varias críticas desde múltiples sectores. De acuerdo con Tatiana Hernández, miembro del directorio del Observatorio de Género y Equidad, en el mandato de la expresidenta Michelle Bachelet “existió una vocación más decidida en trabajar hacia políticas públicas que erradiquen la violencia de género a través del trabajo comunitario y emancipatorio de la mujer”.

A pesar de eso, considera que ninguna administración ha logrado legislaciones que realmente avancen en temáticas de género. Asimismo, Soledad Gómez, psicóloga, comenta que “no ha existido una voluntad política que permita acompañar efectivamente a las mujeres”, argumentado que iniciativas como ‘Mascarilla19’ no tienen un impacto relevante en la sociedad.

Desde otros sectores también se indica que uno de los factores principales que ayudarían a erradicar la violencia contra las mujeres se encontraba en la promulgación de la ley de Educación Sexual Integral, proyecto que no prosperó en el Congreso. Ignacia Veas, coordinadora del área psicosocial de la fundación Miles Chile, asegura que una educación sexual afectiva permitiría que desde la infancia las personas aprendan a manejar la afectividad y entender los roles y el género. Además, ayudaría a entender el consentimiento “no solo como la aprobación o negación de algo, donde uno tiene la obligación constante de leer a otra persona corporal y verbalmente”.

No solamente la violencia física es uno de los factores que se consideran al describir las vulneraciones vividas por las mujeres. De acuerdo con Verónica Campino, fundadora de la ONG ChileMujeres y candidata a constituyente, el hecho de que el aborto sea penalizado con cárcel efectiva constituye otra forma de violencia. Por esto considera que “se avanzó correctamente con la despenalización del aborto en las tres causales”. Por otro lado, Gómez enfatiza en que si bien esta medida fue un progreso no se le podría atribuir a la administración de turno, sino que más bien el logro se obtuvo a través de “la presión de las organizaciones de la sociedad civil, quienes se movilizaron para que esta ley se aprobara”. Más aún, la psicóloga considera insuficiente y restrictivas las causalidades que permiten la interrupción del embarazo ya que “el aborto debe garantizarse como un derecho fundamental que nos permita decidir con libertad, especialmente a las adolescentes y pobladoras más vulnerables que no tienen la posibilidad de costearse un aborto con pastillas y que no tienen apoyo de la organización civil”.

Con respecto al futuro proceso constituyente las involucradas advierten que las temáticas de género ocuparían gran parte de la agenda política, es por esto que Hernández declara que desde las organizaciones feministas se espera que “las representantes fueran mujeres que puedan encarnar los problemas que existen en la cotidianeidad, como la violencia que sufre la mujer en lo laboral, en lo político, en lo familiar y en diversos aspectos que han condicionado nuestra vida históricamente” En ese sentido, Campino espera ser parte del proceso constituyente entendiendo que “es necesario trabajar en la autonomía económica y emocional de las mujeres, para construir una independencia que permita que ellas escapen de los círculos de violencia”.

Ante una nueva jornada conmemorativa, Veas concluye que para erradicar la violencia no es posible hacerlo “solas desde una organización, tiene que haber una voluntad política, social y de país”. La coordinadora espera que en el futuro Chile tenga una amplia definición de la violencia de género, una educación sexual integral y aborto seguro y legal.

Mujeres que trabajan para eliminar la violencia de género

Ignacia Veas

Ignacia Veas, Coordinadora del área Psicosocial de Miles Chile

“Mi formación más allá de lo que haya estudiado, tiene que ver con la experiencia de escuchar tantas y tantas mujeres hablando respecto a la vulneración”, explica Ignacia Veas (37). La coordinadora del área Psicosocial de Miles Chile aprendió que una de las consignas bajo la cual se debe trabajar la violencia de género es la validación de las experiencias de las mujeres. En la actualidad trabaja en Miles Chile donde ha levantado y coordinado el área psicosocial. Durante la pandemia por el covid-19, su equipo ha tenido dificultades para abordar la enorme cantidad de casos de riesgo. De su experiencia en Miles resalta el reconocimiento de la violencia sexual por parte de la organización. Piensa que a través de la corporación se esta visibilizando y problematizando la violencia contra la mujer: “A lo que se le esta poniendo nombre es al dolor que produce la agresión sexual y se esta visibilizando lo frecuente que es”.

Verónica Campino

Verónica Campino, Cofundadora de ChileMujeres y candidata a constituyente

Hace seis años, Verónica Campino fundó ChileMujeres y desde entonces trabaja para disminuir la brecha de género laboral. Asevera que el tema de violencia de género es una problemática transversal que se da en todas la clases sociales. Opina que la autonomía económica conlleva una autonomía emocional, ya que permite que las mujeres logren apostar por ellas mismas: “Que la mujer quiera y busque su independencia”, asevera. La candidata a constituyente explica que en el proceso hacia una constitución paritaria lo más importante es escuchar a las personas que han sufrido violencia de género. Afirma que “en la nueva constitución debe haber tolerancia cero hacia la violencia contra la mujer”.

Tatiana Hernández

Tatiana Hernández, Socióloga, encargada de metodología y contenidos del Observatorio de Género y Equidad

Fue en sociología en la Universidad de Chile, donde Tatiana Hernández comenzó a relacionarse con organizaciones enfocadas en género y a darle forma a muchas incomodidades que antes sentía. Hoy es miembro del directorio del Observatorio de Género y Equidad y del Consejo Ejecutivo de Dignidad Total.
“Comencé a ponerle nombre a todas las injusticias que como mujeres vivimos y sentí necesario profundizar en ellas y trabajar para, de alguna forma, erradicarlas”. La socióloga fue asesora del Ministerio de la Mujer en ambos gobiernos de Michelle Bachelet y posteriormente se enfocó en la investigación en centros, fundaciones e institutos, específicamente en materias de violencia basada en género, participación política y económica de las mujeres. Actualmente también es consultora experta del Centro Regional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en temáticas de trabajo y género.

Related posts

Cristalina Parra Núñez: Un producto de su herencia

Organizaciones y parlamentarias exigen avances al Gobierno en materias de género

Jóvenes trabajadores buscan pagar sus cuentas con el segundo retiro del 10%